Jaques Lacan y el asombro que nos desata entender al otro

Cada vez que leo a Lacan mi asombro es mayúsculo, es uno de los pensadores con mayor riqueza en sus conceptos, en verdad soy su admiradora, cada palabra, cada concepto es inmenso y fantástico. Hablando del universo que nos habita, estamos formados de experiencias, que son nuestras y sólo nuestras, en la medida que decidimos lo sean, en el instante que las compartimos, son de otros y nadie jamás podrá verlas de la misma forma que nosotros.

El efecto espejo aplicado a las relaciones sociales

Pero ¿qué pasa cuando conectamos con alguien y pasado un tiempo descubrimos ciertos aspectos que no nos agradan?

La respuesta es que, al igual que hay partes de nuestra imagen que no nos gustan en el espejo, encontramos reflejos de personalidad en el otro que no nos entusiasman. Y es porque las identificamos en nuestra propia personalidad. Aquello que nos desagrada del otro es lo que no nos gusta de nosotros mismos. Es lo que se denomina en psicología, efecto espejo.

El efecto espejo se sustenta en diversas teorías científicas en las que se analiza la personalidad del ser humano en torno a cuatro perfiles determinados. En esta línea se encuentra la investigación realizada por William M. Marston y su “Teoría de la Personalidad” a partir de la cual desarrolló un modelo para clasificar la conducta humana basada en cuatro ejes o cuadrantes (Riesgo, Extroversión, Paciencia y Norma) y que actualmente es conocido como Sistema PDA.

Ese universo que somos es compartido de forma fragmentada y sólo en ocasiones logramos ser parte plena de un esquema de pensamiento donde logramos asumir el todo y entender al otro en su máxima expresión; formalizar la idea de que podemos crecer en aspectos vinculantes es impresionante, reconocer las limitaciones del otro, sin duda es un reto, podemos ser el sueño de quien nos ama, podemos dejar de ser el abismo de sus creencias y podemos reducirnos a la simple y dramática esencia de lo básico y vivir la cotidianeidad.

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe