Vivir los sueños y salvarse del derrumbe

Si, se dice fácil es un trabajo enorme construir conceptos que se nos desgajan con solo pensarlos, sabemos que hay un mundo allá afuera que es sólido, impenetrable a los cambios en su estructura, entonces nos viene a la mente que podemos de un plumazo darle vuelta al prisma y que sólo así vamos a lograr que la vida se pueda ver desde otra perspectiva, pero no, no es así.

La verdad es que se necesita de difusor global que tenga la suficiente capacidad para ser escuchado y entendido, para poner en la mesa de discusiones un nuevo paradigma y crear la interrogante en todos los que digan muy seguros de sí mismos: “Si… Eso tambien ya lo había pensado, pero es complejo y difícil”

Claro la realidad de otros ambientes no es la misma que vemos desde el horizonte de eventos que tenemos enfrente, cada cual va a defender su terruño, su código de seguridad, sus posesiones más valiosas y eso también ya lo habíamos pensando. Pero hay un lugar donde viven los sueños y ahí dentro, un contaminante espectacular que se nutre de historias y tradiciones ancestrales, asuntos que repetimos, actitudes que son así y no de otra manera; dichos cortitos que nos dicen que camino seguir, o donde vamos a hacer el ridículo y en qué sitios definitivamente no podemos quedarnos.

Volvamos a la premisa donde necesitamos difusores, promotores, divulgadores que nos y replanteen lo que hemos conseguido con todo esto, que nos dejen comprender que la civilización debe reinventarse, necesita cambios profundos para los siglos venideros, nuevas historias donde sea posible mirar un horizonte más allá de nosotros mismos, con solo quedarse de pie ante la colina de la propia realidad, imaginar y crear un futuro más llevadero.

Se busca un sembrador de ideas

¿Qué nombre le darías a un sembrador de ideas, escenas, imágenes, alguien que difunda una nueva semilla que pueda quedarse en los más diversos espacios, que nos de alimento desde un nuevo germinado de valores,  y nos permita mirar un nuevo formato de nosotros mismos?

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe