¿Cómo utilizamos nuestra imaginación?

Para una gran mayoría de las personas el reinventarse en tiempos del coronavirus  ha marcado un punto entre el ayer y el hoy; no será lo mismo para una familia numerosa confinada en sus pequeños espacios de rutina, que a quienes viven a campo abierto con el horizonte para dialogar e inundarse de alegrías, de silencios, soledades o momentos compartidos, cada persona experimenta diferentes escenarios, diversos modos de alegrarse o padecer la vida, enriquecer su entorno es asunto de cada uno en particular, por encima de lo cultural y las costumbres o pese a ello, aquí estamos.

Recorramos las ciudades

Podríamos encadenarnos a las tareas que debemos cumplir o desatar  el desorden más creativo a partir del encierro; para que esto suceda podríamos recorrer con un dron imaginario los diferentes ambientes de una colonia y ver que padecen, qué necesidades sufren, donde el reloj de los recursos se detuvo y de ahí para adelante podremos percibir la rabia encadenada al sillón de aquel sofá.

Podemos ver la calma de los que siguen buscando opciones para que su trabajo marque la diferencia, evolucione y pueda decirle a la pandemia que no importan las circunstancias, la vida sigue y es posible marchar adelante.

Están los hogares donde de un plumazo el sitio de uno de sus familiares ha dejado de estar, 2020 marcará un definitivo y deprimente cambio de dirección en sus vidas; pero la vida clama, sigue para todos los que estamos en este sitio, el tercer planeta después del sol, con todos su vaivenes y sus desatinos, pero al final de cuentas el hogar de los humanos.

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe