Llueve de continuo y el alma en pausa

Algunos momentos son más felices que otros, pero nos quedamos en casa y vemos la lluvia caer, nada es como antes, en ninguna ciudad del mundo los momentos son inciertos y nos acostumbramos a la espera, la tolerancia de lo que ha de venir.

Llegarán nuevos amaneceres y el miedo a la muerte por la pandemia se habrá ido mucho antes de que la hora nos tome por sorpresa, pero mientras se desatan grandes y violentos momentos en algunos sitios del planeta, la vida nos habla quedito: “Ten en cuenta que estoy contigo para que seas el ser humano que puedes ser y de ahí lograr superar ese básico instinto de solo sobrevivir”.

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe