Los otros y nosotros entre luces y sombras

Un juego de espejos nos ha traído a este lugar donde hacemos de la vida un ejercicio cotidiano, entre las luces y las sombras de un acogedor encuentro con la realidad, nos quedamos con las manos vacías cuando lo que hemos dicho se muere, se muda de piel y no somos los mismos. Hay que mirarlo con otros ojos, y entender que es lo mejor que nos puede pasar, quedarnos en espera de lo nuevo de una luz en el camino que no se doblegue ante la realidad que pesa áspera, cruel.

Este juego de espejos en el que hemos caído nos debe orientar a entender algo

Solo de esa forma aguantamos el hastío de la realidad que se eterniza y nos mantiene cautivos en un lugar que puede transformarse en la peor de las pesadillas y que solamente nosotros lo convertimos, si así lo deseamos en el sitio más creativo y fabuloso.

¿Cuáles son los demonios que has enfrentado en cuarentena, los has visto en verdad, se han transformado en la visita recurrente de las horas vacías, has logrado derrotarlos con la espada de la esperanza, te han vencido, los has cautivado y has clamado por volver a enfrentarlos?

Sí salimos victoriosos de esta encerrona sin pausa, la vida nos habrá mostrado muchas formas de ser mejores y tambien de ser débilmente feroces y pasivos o alegremente inmisericordes con la tristeza.

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe