Esos sucesos que nos son ajenos, ¿hasta dónde?

Nos hemos acostumbrado a ver la tragedia en el monitor de nuestras televisiones, nos han quitado la capacidad de asombro ante los momentos más dolorosos que ha vivido y vive la humanidad; estamos acostumbrados con solidarizarnos con un mensaje virtual… Ciertamente a veces no tenemos otro recurso, tampoco tenemos la certeza en caso de tenerlo que peste realmente llegue a su destino en la forma más conveniente.

Nos han enseñado a desconfiar de lo que vemos y de lo que nos dicen, las realidades que observamos nos rebasan, nos destrozan ante la impotencia de hacer algo que sea continuidad de lo que otros hacen para ir por el camino adecuado, en ocasiones la naturaleza nos prueba para demostrar la empatia que sentimos por el otro, por los otros y reconocernos tan indefensos ante su fuerza destructiva.

Un sismo de magnitud 5.1 golpeó hoy la provincia de Elazig en Turquía, un día después de que un temblor de 6.8 causó hasta ahora 29 muertos, mil 234 heridos, 401 réplicas y decenas de edificios derrumbados.

Elevemos una voz solidaria sin importar creencias y situación geográfica, sabemos que no podemos sentir el frió y tampoco el calor de la tragedia a la distancia, pero podemos reconocernos en el rostro de la humanidad que somos.

Para los residentes de Elazig, este es el segundo gran temblor que sacudió a la región en menos de dos días.

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe