Alguien llego y nos dedico su música

En los momentos menos esperados recibimos el canto de una especial melodía, puede ser una ave canora o un ser humano interpretando para nosotros un tema acompañado de sentimiento y belleza; no necesita ser exclusivo, sólo necesita estar ahí para hacerlo y que nos quedemos a la espera del siguiente acorde.

De eso se construyen los momentos, se tejen las historias y se reaviva el sentimiento que surge de percibir belleza en alguna de sus expresiones… Entonces y sólo entonces podemos sentir que el mundo está formado de esos instantes recurrentes, precisamente en el ambiente que nos impulsa a detenernos y olvidar que el mundo esta hecho de prisa y rutinas, ahí donde dejamos que suceda la belleza y nos impregne de su valioso arte.

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe