No quedaba duda… Pero

Ella hizo todo lo posible por que la vida diera un giro inesperado y lo consiguió al final del camino, la unicidad era un recursos fantástico y apreciado por un selecto grupo de seres humanos, no todos lo entendían y no todos lo toleraban. Es una etapa de la vida que llega por causalidad, por derecho o simplemente por que la vida marca ciertas pautas y hay quienes las entienden de esa simple y reconfortante manera.

Pero… Si casi siempre hay un pero de esos que no se toman en cuenta, que se dejan de lado que tratan de minimizarse y sobre todo sublimarse, ese era su secreto y con él se iría a la tumba.

Apareció con la simpleza de los momentos felices, algo así como ir a cazar perdices y decidir que algo podría cambiar, sólo un instante la idea se transformó en una alegre pasioncilla y melosa transición de los sentimientos hacia algo físico, pero, si pero improbable y distante; todos sabemos el final de esto, no hace falta mucha imaginación… Hay personas que al conocer el llamado de la unicidad, no logran contenerse para escapar de él.