Peter Handke y la mirada interior

En alguno de los múltiples rotativos que que hablaron del ganador del Premio Nobel de literatura 2019, se lee: “

Tras saberse ganador del premio, Handke recibió a un grupo de periodistas en su casa en París.

Durante la ronda de preguntas, declaró que nunca pensó en ser elegido “por sus problemas del pasado”, en referencia a su defensa de la causa serbia.

En cualquier caso, el escritor preguntó en modo irónico a la prensa si les parecía un crimen su manera de pensar y agregó que no tenía nada que cambiar, que su naturaleza era la “de un escritor, no un periodista”.

Peter Handke, galardonado con el nobel de literatura 2019

Ciertamente le doy la razón, el periodista se ciñe a los hechos y confronta las realidades dependiendo de la ideología que dicta su medio, del criterio propio, rara vez, al menos que su reportaje sea de investigación y ha de citar a las partes que contradicen o se han casado con una idea, las verdades son políticamente correctas y en ello centran su trabajo.

Por parte del escritor, del novelista esto es muy diferente, el sujeto se sumerge en las profundas tragedias del otro, termina no siendo el otro, sino una extensión de su pensamiento, penetra la vida del que analiza y se vuelve lo que nunca ha sido para permitir al lector entrar en un escenario que violenta el alma del que lo lee.

La estadía del escritor en Linares
Foto: Javier Esturillo y cedida

Es así que vamos a tomar con calma la voz interior de un novelista y recordemos que la literatura no tiene para quien escribe género o ideología, sino sustancia del todo

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe