¿Quienes cuentan los cuentos?

Las madres a los pequeños, las tías a los sobrinos, la esposa al marido enfermo, hace tiempo me pregunto cuantos de nuestros humanos varones han valorado esta experiencia, pero no tengo noción de asunto y me parece triste que al menos en mi sendero mental ese recuerdo no sea visible…

Algunas cosas cambian con el tiempo y otras solo hay que seguirlas y observarlas, desde la ventana cae la lluvia mustia y agradable, dentro mi libro espera que yo sienta el aroma del café para hacerme grata la lectura, sola y en mis sueños, es uno de los placeres mas delicados que se pueden tener.

Afuera la vecina grita a su hijo, la escucho lejana, se que ella no tiene paz, esta pendiente de su familia, de sus actividades y sus alimentos, el gato maúlla al vecino para que le abra la puerta y le de su comida.

Todos se ocupan del mundo y el mio es un mundo que yo me invento, sólo yo se que hago dentro de él y con quien dialogo, esta noche podría visitar a un dragón y vestirme de llamas de sutiles tonos naranjas, algunas otras visitar una lejana luna en un planeta que solloza ante la cercanía de un agujero negro, o montar en cólera en aras de un destino afortunado en alguna conquista milenaria…

Así paso el tiempo y entre el mundo que no conocen todos, sólo aquellos que a veces han logrado entenderlo y pasar un rato entre mis fantasmas y elocuentes destinos de ese día.

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe