Nada es más desolador que el silencio

Algunos momentos los iluminamos con nuestra alegría, no importa lo silencioso que sea el espacio, no necesitamos nada, sólo el colocar en cada detalle un poco de ese gozo por la vida.
Muchas personas pasan la vida en busca de otra persona, cuando deberían mirar hacia ellas y ver que ellas son esa otra persona y ellas al mismo tiempo. Podemos sentirnos dichoso de ser ingenuos y ser tremendos y todo eso nos los decimos casi siempre a nosotros mismos, somos la mejor compañía del silencio y somos el espacio que siempre podremos arreglar y decorar con nuestra risa.

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe