Seguir en el taller literario

 Seguir en el taller literario impone el reto de leer a los demás compañeros, estar pendiente de los trabajos en los que vamos ejercitando  el arte de escribir y emitir un razonado comentario a los trabajos de los escritores que comparten panel con nosotros; es un compromiso que se antoja ligero, pero en realidad no lo es, es un trabajo de acuciosa destreza y nos obliga a participar con mesura y hacer a un lado el exacerbado ego de algunos literatos, algo complicado, el escritor quiere ser criticado, leído y por supuesto aplaudido.

Lo más interesante del asunto es que nuestro taller no es con la participación física, no conocemos las voces de los otros, solo sus trabajos, el taller nuestro es virtual y en ello no hay laxitud, al contrario el compromiso es superior, no vemos los rostros de los otros sino a través de su avatar o fotografía…
De esta forma aprendemos que no hay que tener contacto físico, no hay necesidad de la presencia del otro para impulsarnos a hacer las cosas, el mundo es mucho más pequeño de lo que lo imaginamos, es un espacio nutrido de sentimientos comunes, de personajes con cualidades valiosas y con grandes deseos de comunicar riqueza literaria, miedos, fantasías, añoranzas y amores desafortunados, algunos van con el camino ganado en una relación afortunada que les llena de plenitud la vida y otros más recuerdan con nostalgia el camino maravilloso que recorrieron alguna vez en compañía.

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe