El blog de literatura: Travesía en Alas de un Libro


Nada es tan enriquecedor que el escribir, decir a tu manera todo lo que piensas y sientes

Un caminar entre las espesuras

de los días futuros y el aciago

fulgor de la desdicha como un ave

petrificando el bosque con su canto

y las felicidades inminentes

entre las ramas que se desvanecen,

horas de luz que pican ya los pájaros,

presagios que se escapan de la mano

Fragmento del poema: Piedra de Sol

Octavio Paz

Algunos de los momentos más atrayentes e interesantes han quedado plasmados en palabras

Es por ellos que si la palabra nos da eternidad, de ella nos sostenemos para seguir adelante en todos los intentos y en todos los quehaceres que nos dan inspiración, nunca veamos el mundo con los ojos mustios del que pasa de largo, tampoco escudriñemos el alma de quienes nos dan su amistad, solo toquemos aquello sutil que esta en medio de la vida y sus sombras, sus delirios y sus verdades cada cual lo entenderá algunos se vestirán de ese atuendo y para otros no será preciso limitarse con tan sólo ese precisamente , solo en ese momento sabremos que avanzamos y que la creatividad nos ha motivado a volar.

De la penumbra a la calma Este podcast, es parte de un camino creativo les invito a escucharlo

Amin: Todo escritor es un alquimista


Sierpe que ahora se había convertido en Sie, viajaba hacia Oriente, intentando escribir en su idioma rúnico lo que percibía y le estaba costando un inmenso trabajo entender aquellos parajes bajo la lengua de los seres que viajaban en la caravana, de lo rúnico al árabe había una brecha enorme.

En su frustración  el enojo  se apoderó  de ella aquella noche, cuando Amin intentó abrazarla ella entre sollozos comenzó a golpearlo con fuerza en el torso y gritó:

— No puedo más esto no es fácil, no se que aventura es esta si no comprendo todo cuanto veo, escucho y siento.

Amin la abrazó más fuerte, la rodeó con sus brazos y acarició su piel con ternura, sin importarle que ella deseara zafarse para seguir golpeando con su delicado cuerpo al hombre que otras veces amaba y besaba  con tanta pasión y ternura. Entonces le preguntó:

Todo aquel que se asombra con aquello que descubre y decide indagar su valor, es un alquimista en potencia.

— ¿Sabes que todo escritor es un alquimista?

— ¿Alquimista? Nunca conocí a ninguno, recuerdo que Sol se internaba en ocasiones a lo profundo del bosque y cuando regresaba nos respondía que había visitado al Alquimista, pero él nunca fue a vernos, pese a que el Maestro le decía: 

“Trae a ese a casa, no me gusta que seas tú quien tenga que ir a verlo, es peligroso”

Sol solo negaba con la mirada y permanecía callada por horas, así que no tengo idea de quien sea.

Amin la abrazó con fuerza y señaló que no era fácil conocerla, pero que él explicaría lo que llevaba a una persona que se asombra de la vida y trata de explicar cómo lo hace el alquimista. Acarició su pelo de azabache y plata y la invitó a sentarse a su lado para comenzar este apasionante relato:

— El alquimista transforma la propia vida, cuando ante él se presenta una dura piedra, oscura y fría, la rodea, analiza, cautiva y enamora, coloca en ella artilugios y pócimas diversas, lo vuelve a hacer. La envuelve en mágicos ropajes, hasta conseguir que la roca muestre una diminuta fisura.

La realidad es lo mismo, te muestra algo impredecible, duro al entendimiento, no te deja otra alternativa que colocarla ahí, en medio de tu propia historia  y rodearla, danzar junto a ella, cubrirla de tus sonrisas y encantos, no abandonar, tratar de explicarte que sucede dentro de ella.

Llega entonces el momento que su dureza se quiebra, se fisura y puedes entrar para descubrir si en ella hay o no la nobleza de una piedra preciosa o sólo es un terrón inerte, ígneo.

Ahí no termina el trabajo del alquimista, él debe ir  más lejos, penetrar la fisura con entereza, colocando diversos humores dentro de ella hasta lograr que el siniestro tono oscuro se transforme en una cristalina roca brillante, solo entonces podrá mirar a través de ella, aumentar su capacidad de entendimiento y seguir descubriendo en sus transparencias aquello de noble y etéreo que pueda la roca mostrarle.

De igual manera la realidad para el que escribe e indaga en cada detalle los misterios de la vida, si no cede en su intento, logrará que ésta le muestre todo su encanto y lucidez; su capacidad de asombro envolverá sus días y cada hora será preciosa para reconocerse en lo que antes solamente era una ruda e impenetrable roca oscura.

Si lo miraba con asombro y señaló:

— Mis palabras y mis actos, ahora son oscuros y rudos, inentendibles para los otros y para mi misma.

— Así es amada mía, pero tu tenacidad y entrega apasionada  todo lo que haces, tendrá frutos. Deja que te cuente la parte más maravillosa de ese trozo de piedra que trabaja con esmero el alquimista.

Una vez que el alquimista logra encontrar los ingredientes que fueron capaces de tal transformación, vierte una sustancia desconocida para los otros mortales, algo que está hecho del material mismo de la vida y de esa forma enciende el blanco brillante a un apasionado tono rojo translúcido, al que nombra con palabras que sólo él sabe escribir, son únicas y lo hacen especial entre los otros.

Sucede lo mismo con el que escribe y en su trabajo constante termina descubriendo su razón de vivir, al colocar la esencia misma de su experiencia en lo que hace, solo entonces lo transforma en arte.

Sie, lo miró con asombro y en tono firme apuntó:

— Solamente dejará su arte al momento que la vida misma apague su fuerza y brillo, pues todo lo que con pasión se hace definitivamente es una constante entrega.

Sie y Amin se miraron sonrientes y reconocieron que la belleza de todo cuanto les rodeaba en ese momento de sus vidas cobraba sentido.

Composición fotográfica de la autora, Ariadne Gallardo Figueroa: “La tenacidad del alquimista”

La dama atada entre lo divino y lo terrestre


Surge la pregunta obligada: ¿Quién es Sol?

Si acaso en todas ellas la naturaleza es la guía, tenemos un dato fundamental para entender hacia dónde vamos, o para ser más precisos de dónde venimos… Desde el momento que ella conoce al alquimista nos damos cuenta que su relación no es de ese mundo, tal como es señalado al Maestro.

En el momento que ella toca el hombro de Sierpe y le advierte al salir de la cueva donde se encontraban los catalizadores de energía y mensajes, es decir, los murciélagos y le dice:

¡Serás una sierpe de otra estirpe!

Precisamente en el momento que le hace intuir su paso por Egipto el camino que ha de seguir hacia Egipto, por tanto, citemos a Raimundo Lulio cuando señala:

“La alquimia se propone reproducir a escala humana el proceso de creación del cosmos” en el Libro del Caos escrito en 1275.

Ahora se nos abre un panorama donde adquiere significado que ella la envíe a la cuna de la alquimia que se instaura en tres espacios del planeta:  

Grecia, el sitio al cual dos de ellas han de llegar;  Egipto, el sitio que ha de visitar Sie, antes Sierpe;  China, el obsequio fascinante con el cual difundirá lo descubierto es precisamente la tinta.

Por tanto, si el sol brilla para todos y en diversos espacios del planeta, el alma del mundo, se refiere a una connotación exquisita para relacionar el verdadero concepto de la hechicera líder de nuestra historia.

Del negro, al blanco brillante, su naturaleza final es el rojo traslúcido y brillante, fue nombrada Piedra filosofal.

¿Acaso conocemos el color de la piedra filosofal? Sí lo sabías, has entendido algo más del hilo conductor de este relato.

Fuente bibliográfica : Profesor de investigación en el Instituto de Catálisis y Petroleoquímica del CSIC, Joaquín Pérez Pariente

Reflexiones antes de iniciar el siguiente trayecto de “Hechizo de Ave”


El espacio donde viven todos ellos, es un lugar en el mundo que al igual que en otras latitudes la hechicería inicia un recorrido que no es comprendido en la mayoría de las casos, entre mitos ante lo desconocido la vida trata de abrirse camino hacia la luz del conocimiento, no es fácil, hay grupos que, al igual que ahora detentan el poder, compran los privilegios y favores de algunos  y siembran el miedo en otros.

La mitología pronto se abrirá paso para imponer valores y darle preeminencia a historias cuya lógica quedará en la mente de generaciones futuras de forma impresionante. Muchos serán motivados a mover ejércitos enteros bajo la mirada atenta del astrólogo del Rey, el cobro de impuestos será una de las tareas del señor de la Tierra y que mejor que albergar bajo la tutela de Tauro esta necesaria imposición. No es difícil que logren intuir el camino que les espera a Ave y Estrella.

Muchos estudiosos, no necesariamente astrólogos, se han dado cuenta que la humanidad en sus períodos de calma, solamente se acopla al molde que le corresponde y su dinamismo se motiva gracias al tiempo que le lleva erigir monumentos y templos, que justifica y necesariamente se ve involucrado a repetir historias.

Siempre podremos observar nuestra fragilidad y entonces preguntarnos qué hemos hecho para cuando el momento lo cambie todo.

Fue necesario  crear y creer, esto  fue la base de la cultura del poder y el fortalecimiento de los Estados; hasta el momento que  éstos fueron rebasados por todos aquellos que necesitaron de sus riquezas, sus fortalezas y conocimientos. 

Con la mirada más fría hacia el futuro, podemos observar que  basta que un meteorito de tamaño mediano caiga a la tierra y barra con la Muralla China, que un voraz incendio devoró gran parte de la Catedral de Notre Dame; también que un grupo con el poder para lanzar la bomba atómica destruye la vida de miles de seres humanos, solo para demostrar quien es el más fuerte.

No necesitaré dar un salto tan distante, la mayoría sabe lo necesario para entender lo que ahora vive. Sólo confío que la gente que ahora es  lo suficientemente joven para ser adoctrinada, encuentre en sus vidas mientras crece a una Mantis, o pueda reflejarse en la mirada de alguien que rescate su poder para asombrarse de la vida como lo hizo Sol. Alguien que le haga dudar de todo aquello que no se pude cambiar por ser un dogma de fe y le ayude a cerrar la puerta del convencionalismo cuando sea preciso, no cuando ya no pueda ser de otra forma.

Fotografía propiedad de la autora: “La herida de luz”

La duda es razonable, la fe ciega es absurda


Pasadas unas horas, el maestro notó que el mismo rayo podría haber alertado a otro tipo de Dioses, podía haber sido leído desde otras creencias como la ira de todos aquellos que no conocía…

Después de la tormenta el sosiego lo aclara todo.

Se incorporó agitado por el agotador cansancio de su duda y su impotencia, observando a Estrella y Ave que solo lo miraban con ojos llorosos y un desaliento extremo.

Los tres junto a la gaviota que se acurrucaba en el seno de Ave hicieron un círculo y esperaron con paciencia que llegará hacia ellos alguna señal, cerraron los ojos, se hincaron tomados de los brazos y colocaron a la gaviota al medio de ellos; el ave empezó a girar en torno a ellos y agitó sus alas de las cuales se desprendió un vapor suave formando arriba de ellos a tres figuras que ellos reconocieron inmediatamente, la primera en hablar fue Camino:

— La duda es razonable, la fe ciega es absurda; por eso estas aquí nuestro reino no es de este mundo, el lado Este es sólo una flecha, ¡Prepárense!

Después habló Espiga, abriendo sus brazos hacia lo alto de su cabeza, señaló:

— Sembrar es esparcir, no entierres tu corazón en un solo lugar, celebra la vida por doquier.

Finalmente fue Sol la que le habló al grupo:

–Nunca el maestro aprende solo, nunca deja de ser aprendiz, eres mi reflejo y soy el tuyo. Encuentra a los otros que te reflejan y en los cuales puedas confiar. Jamás creas que nuestra verdad y creencia es única. La más grande batalla de todos ustedes está en romper los moldes, en debatir los dogmas y encontrar en la siniestro de la oscuridad y fanatismo, la verdad.

Todos se miraron con alegría, la gaviota correteo por la proa pero se quedó con ellos sabía que la costa no estaba lejos, su destino hacia tierras ignotas estaba cerca.

Photo by Josh Sorenson on Pexels.com

El dolor que estalla en la memoria, es la herida que no cierra


Nubes de incertidumbre se ciernen en torno a la embarcación, no es una noche fácil para dormir en brazos de la calma, el Maestro se debate en el  más tormentoso de los desalientos, su llanto antes silente y doloroso se convierte en un clamor de angustia y desesperada agonía:

— ¡Soy el más vil de los seres, un imbécil que no merece ni siquiera respirar!

Su cuerpo encorvado ante el mástil de la pequeña embarcación ardía en rabia y vergüenza, con ambas manos cubría su rostro iracundo y perdido en medio de aquel mar que no se inmutaba ante su dolor.

Ave y Estrella se abrazaban a la gaviota para evitar que saliera frenética volando mar adentro. Ambas lloraban incapaces de acercarse al hombre cuyo dolor rebasaba todo intento de consuelo.

El hombre perdido en su desesperanza de golpe se hinco, al momento que alzó ambos brazos clamando por respuestas, reconociendo que no las merecía:

— ¿Por qué decidí ocultarme, por qué no le di la cara al agresor que terminó con todo? Siendo un niño ella me enseñó a huir de la agresión a proteger mi vida, debí usar las herramientas con las que cultivó la tierra para defenderla, no lo hice, no lo hice…

Con ambas manos golpeó las maderas del navío, en el cielo se reunían nubes grises y portentosas, sus manos heridas volvieron a golpear las maderas y el estallido de los truenos no se hizo esperar.

El estallido de los truenos envolvió su rabia

–No comprendo a qué grado te ame no lo se, nunca lo sabré, marcaste una distancia entre ambos, haciéndome sentir que yo te enseñaba a ti y a todas ellas. Solo soy un desgraciado al que trataste de preservar en una zona inmaculada y cuya visión se reflejaba en la naturaleza de nuestro adorado clan, ahora disperso a causa del oráculo, el alquimista y la cueva del tiempo. ¿Somos sus herramientas, somos instrumento de sus deseos y decisiones?

Entre sollozos, su rostro enardecido, iracundo miraba las nubes que solamente eran reflejo de su propia rabia, abriendo más la herida que no cerraría nunca al menos que encontrara un asidero, una nueva razón para seguir adelante.

–¡Jamás podré embarrar mi corazón en la tierra que tanto amo, no en esta vida!

He perdido el rumbo, ese que me decía lo que debo hacer en mi vida, mis actos no son guiados, mi compromiso es un sueño, cada paso debe ser certero. Confiar  en medio de la nada me destroza, ¡No puedo mas, no puedo!

Nadie respodió sólo se escuchaban los truenos, cuya rabia se fue apagando, poco a poco, tal vez incluso Thor se dolío ante la impotencia de esa escena y su energía guerrera se envolvió en la mas profunda melancolia.

Cuentan los más ancianos que en ciertas zonas del mar Báltico, la salinidad es mayor debido a las lágrimas que los viajeros de ese navío dejaron caer al mar ese día, pero a nadie le consta que sea verdad.

Photo by Nikolett Emmert on Pexels.com

La entrañable amistad de Mantis y Ariadna


La hechicera griega observó cómo la pequeña Ariadna ya se sentaba sola y sostenía un trozo de pan entre sus manos, con agilidad y ternura se acercó a la pequeña y le dijo con total seriedad:

— Ya puedes ser una alumna formal de Mantis mi querida niña, quiero que observes con atención lo que hoy te voy a enseñar:

“Si sabes dónde está el norte solamente debes extender los brazos y el izquierdo siempre te señalará el oeste que es el punto por donde se oculta el sol, la mano derecha te señalará en consecuencia el sitio por donde aparecerá y eso es el este”

La mujer  se movía con los brazos extendidos frente a la pequeña que sonreía e intentaba imitarla. En ese momento Mantis le dijo ahora éramos un poco de magia con la cera mi querida niña:

La mujer colocó al éste de la habitación una vela roja y al norte una vela amarilla y exclamó:

— Digan donde se encuentran quienes espero y aquellas que son parte del grupo.

Miró a Ariadna y le dijo aquí es donde la paciencia es la principal herramienta que debes tener presente, la vela que se consuma primero es la que habla primero y tal vez su cera nos diga algo de su esencia, lógico la vela que lo haga después es aquella que permanece en silencio, el grupo que recorre el camino, pero nunca se sabe todo hasta que la señal nos es dada.

Se llevó los dos dedos índices a la boca y espero encontrar el interés en la mirada de la infante quien solamente la miró con seriedad sin mover las quijadas después de haber mordido su trozo de pan.

Mantis, solamente asintió con la mirada y añadió, puedes comer en paz esto se tomará su tiempo, si te da sueño, no te preocupes, la cera habla  y se queda ahí, su mensaje es como un pequeño símbolo que permanece.

Pasadas unas horas la vela que se ubicaba al este hablo de forma sutil pero impetuosa:

El camino sutil de Sierpe en el lado Este

Mantis, cargó en brazos a la pequeña y le mostró la vela roja:

— Observa, ella ha aceptado un trato, su curiosidad es inmensa, pero hay algo más en todo esto, puedo asegurarte que en todo esto reina la pasión y una motivación que no se ha encendido por la razón, ella lleva una carga sentimental valiosa en su camino, mmmh! Resulta sorprendente lo que puede domar el amor.

Camino con la niña en brazos hasta observar de cerca la cera de la vela que se encontraba posicionada al norte de su ubicación en la isla de Creta y le pregunto a la pequeña si observaba algo en particular en esa cera derretida frente a ellas. Ariadna solamente abrazó con fuerza a Mantis y se aferró a un mechón de su pelo sin desear ver de nuevo la vela. La mujer acarició su espalda y la frotó con suavidad al momento que decía:

Los sentimientos del grupo que se ubica al norte

— Así es pequeña, ahora lo saben y nosotras sabemos quién se los dió a conocer.

Colocó a la pequeña sobre la manta y observó la puerta entreabierta, de reojo dijo:

— Ya te vi Anker, ¿cuánto tiempo llevas ahí?

— ¿Puedo mirar Mantis? me sorprende lo que haces, aún no entiendo cómo sientes que mi hija comprende todo esto, yo he estado viendo tus ceras y no las entiendo.

La mujer respondió si pasa, siéntate y observa. La magia no tiene secretos, para quien sabe entender su mensaje, algo distinto es que tú veas lo que yo no.

— Yo veo figuras agradables en la vela roja y la vela amarilla en verdad se desparramó.

— Así es Anker, el dolor profundo eso provoca en el alma de los seres humanos, los deshace, sólo espero que ese grupo se fortalezca como tu lo has logrado con el paso del tiempo, pienso que también volverás a tener una alma que cree figuras bonitas en poco tiempo.

Mantis sonrió al hombre que agradecido hizo una pequeña reverencia con la cabeza y se retiró de la habitación de la hechicera.

Fotografías de Ariadne Gallardo Figueroa: “La sutileza de la serpiente” y “La herida abierta al abismo”

Al borde del abismo, no es la muerte quien espera.


Ave, Estrella y el Maestro, observaban casi  hipnotizados la figura de la gaviota que se convirtió en la mensajera de algo que no pidieron, que no les constaba y que ninguno de ellos deseaban. Esa tarde la única que comió con voracidad varios trozos de pescado fue precisamente ella la gaviota a la que nombraron bajo el nombre que ella repetía de forma constante, seagull.

El maestro entorno la mirada dirigiendo su mirada al inmenso mar, con los ojos enrojecidos por la tristeza, tratando de encontrar respuestas a lo que el destino había puesto ante ellos y exclamó:

— Si acaso la fuerza interna nos limita en el cuerpo que somos, es la intuición y las conexiones afectivas con aquello que nos nutre lo que nos ayuda a salir y viajar del cuerpo que nos contiene, entonces solo hay que confiar que la magia es el poder esencial, eso  que no todos los humanos desarrollamos de igual forma, los hay que confían plenamente en lo material, lo que se ve, aquello que pueden tocar y encender los sentidos de piel a piel, no siempre es así, tampoco es posible en infinidad de ocasiones.

Ave tuvo una epifanía al momento de escuchar esas palabras de su tutor y con sorpresa exclamó:

— ¿Acaso la realidad última de lo que  somos nos impida llegar con lo que poseemos al destino que nos hemos marcado?

Esa tarde la única que comió con voracidad varios trozos de pescado fue precisamente ella la gaviota

El Maestro y Estrella la miraron con cierto escepticismo, pero a la vez sorprendidos de la clara idea mental que ella había expresado. Estrella se acercó a la gaviota y la abrazó con ternura cuando señaló:

— No siempre se tiene lo que se desea pero se posee lo que se tiene y nuestro mayor recurso es precisamente la magia. Toda la suma de elementos que deseamos atraer y compartir al mundo, está ahí.

El Maestro observó que muy cerca de ellos seguía el recorrido del navío la ballena, para ellos había sido comprensible reconocerla como Camino, una representación terrenal de su querida hermana atravesada por una flecha. Entonces exclamó con emoción.

— Hay misterios que no entenderemos jamás con la claridad que deseamos, si acaso Camino vive  más allá de la representación en esa majestuosa bestia marina, todos aquellos que partimos obligados por las circunstancias, de algún modo permanecemos para cumplir nuestra misión entre los vivos.

Ave preguntó con inquietud:

¿Habrá quien parta de este mundo convencido de que la vida le ha permitido completar sus tareas?

El Maestro la miró clavando con una inmensa seguridad su mirada en ella:

— Podría afirmar que los sabios y los guerreros son los que verán las puertas abiertas de Valhala de par en par y con una sonrisa pueden cerrarlas tras de sí, pero no nos consta a ninguno de nosotros.

Photo by Pixabay on Pexels.com

El ambiente que podemos recrear


Hay temas que ya forman parte de las peliculas y de los artistas que las insertan en sus producciones, pero el arte va mas lejos y en ocasiones nos permite ver lo que no se queda en la imagen del que la compro para que fuera parte de algo específico.

A través de la música podemos recrear el propio escenario mental, ese que nos señala la siguiente idea, que nos la recrea mentalmente y nos lleva hacia el sitio que recordamos haber escrito. Aún cuando en ocasiones necesitemos del mas absoluto silencio para decir y pensar en algo, es precisamente uno de los vestidos más vistosos de una escena.

Aqui les dejo a algunos de los inspiradores de mi trabajo en Hechizo de Ave, espero lo disfruten:

Este tema por ejemplo puede llevarnos a lo que no se ha quedado presa en las imágenes de una película y creo que saben a que me refiero cuando escuchamos música y nos inspira para escribir…
Encontrar la voz musical exacta y sutil que nos lleve a la escena que tenemos en la cabeza para escribir o que la evoque es fundamental.
Siempre habrá un hilo conductor que nos aleja del ruido masivo, que nos lleva a los lugares que necesitamos para encontrar la propuesta que deseamos compartir, no podría ser de otra manera y siempre veremos que aun en la más absoluta y deseada soledad del escritor hay un trabajo en equipo, un cómplice oculto en las redes sociales que nos lleva de la mano y nos impulsa.

En este momento hay una pausa en el camino de los tres personajes que navegan en aguas heladas… Solo lágrimas de dolor invaden sus sentidos y es necesario analizar por qué hay un espacio entre el cielo y la tierra que solo una persona especial ha logrado tocar al mismo tiempo, en ello hay un mensaje claro, pero no pueden verlo aún.

El mensaje inesperado


En la humilde pero resistente embarcación del Maestro, lo que representaba estar bajo cubierta, era simplemente un pequeño conjunto de tablones dispuesto de tal forma que los alimentos, estuvieran bajo resguardo en  las horas donde el Sol se encontraba lo más cercano a lo cenital, ya que no nos referimos a una zona intertropical, sin embargo, esto impedía que sus cuerpos recibieron por un tiempo prolongado sus rayos, agotadores y perjudiciales.

En la proa de la nave se posó una gaviota, la primera en notarlo fue Ave, cuya extrañeza la manifestó al resto del grupo:

— ¿Pero qué truco es éste? Ella repite de continuo Seagull, Seagull… Es muy extraño.

El Maestro se alertó, ya que pensó que sus cálculos eran inexactos y se acercaban a alguna costa que no le era conocida o la marea los había alejado, ya que si nos fijamos en el tramo recorrido ellos estarían supuestamente cerca del área de Kiuvastu. 

El trayecto que guia la intuición de Ave y Estrella

En línea recta hacia el sur estaba el sitio donde encontrarán su destino Ave y Estrella, sin embargo, realmente estaban muy cerca de Visby, pero no lo sabían. La aparición de la gaviota era un presagio que solamente podría descifrar Ave, así que le indicó que se acercara a ella con precaución para no espantarla.

La ruta donde la intuición del Maestro lo llevaría a lo que él nombraba certeza

Ave se acercó con cautela a la gaviota y percibió de inmediato su agotamiento, extendió sus brazos para llevarla donde podría tomar un poco de agua de lluvia recolectada días atrás, inmediatamente se percató que el ave no tenía una pluma y le preguntó:

— ¿Cómo es posible que volaras hasta acá con el viento gélido y sin las alas completas?

Inmediatamente después escupió en sus manos para limpiar el cuerpo del ave y de esa forma ahorrar un poco del vital líquido que resguardaban. Al frotar sus manos sobre el plumaje de la gaviota inmediatamente tuvo una visión: Comprendió quien tenía en su poder ahora la pluma y nos supo si sentir melancolía, alegría o un profundo dolor debido a la añoranza.

Estrella y el Maestro la observaron con ansiedad en la mirada por lo que ella iba poco a poco descubriendo, las primeras palabras fueron:

— Sierpe se ha conectado, está bien y en camino.

El maestro levantó ambas manos al firmamento y sonrió agradecido, cuando bajó la mirada vio la mano de Ave solicitando que tuvieran paciencia con lo que estaba a punto de decirles:

— Sol se ha ido pero su alma no descansa en Valhala, o tal vez si, eso es un misterio, lo que está claro es que una parte de ella habita, de acuerdo a lo que soñó Sierpe en su animal custodio.

Todos guardaron un tenso silencio, de sus ojos rodaban lágrimas, no hubo palabras hasta que el maestro rompió el silencio y exclamó:

— No puede ser más inmenso mi dolor que el ancho mar, pero lo es…

En la inteligencia emocional de las aves notaremos su capacidad para esparcir leyendas y tejer historias a  través del viento…

Nota de la autora: Recuerden que esta historia es fantástica y obedece a reglas donde mi imaginación pone su huella, no le consta a nadie que esa ruta pertenezca o intuya la realidad, sirve a mi relato.

Ilustraciones del mapa de la web

Atreverse a ver lo que para otros resultaba imposible


Actualmente hablamos de globalidad, sin tomar en cuenta que ésta no es privativa de la modernidad, con ella desde la antigüedad se han mezclado culturas, se han ampliado horizontes, las razones son diversas, huir de la atrocidad, de los sitios con agricultura limitada, afán de conquista, curiosidad por entender que significado tiene el horizonte que vemos a la distancia  y si en verdad los dogmas fabricados tienen o no sustento.

He de continuar con una serie de reflexiones que pongan en perspectiva lo que algunos ya saben y analizaron en su momento. Sigo pensando en la importancia de la raíz que mueve y alimenta al mundo de un futuro que se prepara con habilidad y destreza, sin importar culturas, idioma, creencias para avanzar hacia un nuevo territorio donde todo lo aprendido nos de opciones y nos libere del ropaje donde algunos deciden que no podemos entrar o pertenecer, solo por ser diferentes.

Siempre hay un recorrido que nos lleva al encuentro de nuevos descubrimientos, algunos de ellos posiblemente quedan en manos de los estudiosos, pero es interesante ver la impresionante huella de los vikingos en la historia, en sus viajes y la forma como interactuaron con culturas donde hemos encontrado que incluso los primeros atisbos del español, tienen una pátina delgada pero fácilmente diferenciada de su influencia en la historia, ahora veamos su arribo a lo que es nuestro continente, cuya escala en el tiempo coloca a América del Norte, como el sitio descubierto por  los nórdicos, mucho antes de que llegaran los mencionados “Descubridores o conquistadores de América”.

Vamos a la referencia:

 Helge Marcus Ingstad (Meråker, 30 de diciembre de 1899Oslo, 29 de marzo de 2001) fue un explorador noruego. Después de situar algunos asentamientos vikingos, Ingstad y su esposa, la arqueóloga Anne Stine Ingstad, localizaron en 1960 los restos de un asentamiento vikingo en L’Anse aux Meadows, en la provincia de Terranova, en Canadá.​ Fueron de esta manera los primeros en demostrar de manera concluyente que los escandinavos de Groenlandia habían encontrado una ruta a través del Océano Atlántico hasta América del Norte, aproximadamente 500 años antes que Cristóbal Colón y Juan Caboto. También son los autores de la teoría de que la misteriosa desaparición del asentamiento vikingo de Groenlandia en el siglo XIV-XV podría explicarse por la emigración a América del Norte. (Fuente: wikipedia) y desde luego  el título del libro que resulta interesante: The Viking Discovery of America: The Excavation of a Norse Settlement in L’Anse Aux Meadows, newfoundland de  los autores: Helge Ingstad y Anne Stine Ingstad.

¿Qué hay más allá del horizonte?

Ante todo esto, solo resta decir que en el navío del Maestro se poso una gaviota, aún está con Ave y Estrella, si definitivamente así es...

Fotografía: “El Sol se alza sobre el mar” del Dr. Enrique González Gallardo.