El blog de literatura: Travesía sobre las Alas de un Libro


Nada es tan enriquecedor que el escribir, decir a tu manera todo lo que piensas y sientes

Poema: ” Soltar Amarras

de Ariadne Gallardo Figueroa

Suspiro ante el lienzo, rubricó con matices en rojo, 

nada más por trazar, la obra queda al fin;

soltar amarras y dejarla ir, no hay aromas, ni sonidos, 

escucho el sollozo de mi propia alma.

Retengo la imagen en mi retina, me alejo,

recuerdo cómo empezó todo, ir más allá era el reto,

hoy todo queda en silencio, la inspiración descansa inmutable,

pierdo la imagen que retuve, ha dejado de ser mía.

La enamoré, la seguí, cautive sus formas,

entretejí el hallazgo como un bien preciado,

encontré magia donde no la había, viví el momento, 

entregue a la inspiración todo mi talento.

Nada es más triste que abandonar un sueño,

para comenzar de nuevo, para reconocerme sola y sin aliento,

el viento me envuelve en hojarasca, olor a eucaliptos,

mis sentidos se duelen por el aroma perdido.

Entre los mares que deje por atrevidos, estalla el recuerdo,

salitre húmedo, guijarros filosos que cortan mi paso,

fue bueno tener ese instante solo para mi deleite, 

el pequeño navío de madera, su peso en el agua.

Esa espuma ingobernable que traté de imitar

con pinceladas suaves cuando arremetía furiosa, esquiva,

encerrar en un lienzo a la libertad más salvaje,

dejarla a la deriva de los tiempos.

Hoy solté amarras y me retiro en busca de lo nuevo,

de ese encantador y sosegado espacio que no conozco,

donde otro paraje nutra el desaliento de mi lienzo blanco,

otra paleta de nuevos matices, esos que aún no reconozco.

Dame tiempo para encontrarte, para volver al juego,

para nutrir tu espacio de nuevos retos,

haz que mi aliento se detenga de nuevo,

sorprenderme con la magia de tu encanto.

Sólo entonces habré vivido de nuevo,

reconociendo que habré de perderte,

no sin antes vestirte de soles, amaneceres y noches sin término,

centrando todo lo que soy en tus parajes.

Algunos de los momentos más atrayentes e interesantes han quedado plasmados en palabras, Es por ellos que si la palabra nos da eternidad, de ella nos sostenemos para seguir adelante en todos los intentos y en todos los quehaceres que nos dan inspiración, nunca veamos el mundo con los ojos mustios del que pasa de largo, tampoco escudriñemos el alma de quienes nos dan su amistad, solo toquemos aquello sutil que esta en medio de la vida y sus sombras, sus delirios y sus verdades cada cual lo entenderá algunos se vestirán de ese atuendo y para otros no será preciso limitarse con tan sólo ese precisamente , solo en ese momento sabremos que avanzamos y que la creatividad nos ha motivado a volar.

De la penumbra a la calma Este podcast, es parte de un camino creativo les invito a escucharlo

El camino que sólo intuyes, no le pertenece a nadie y puede ser de todos


“Si tu alcance sensorial es limitado, tienes infinidad de opciones para equivocarte”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

La sacerdotisa del templo de Ometeotl, meditaba en su recinto analizando su pequeños artilugios de magia y poderes especiales:

< La Luna es derrotada en su trayecto por el Sol, en pocas ocasiones durante el viaje logra convencerlo, negociar por su vida y sus sueños. Nunca sabremos la fuerza y alcance de ese trato.>

Lo que ella sentía no solo había sido visto y causado pánico en un territorio amplio que formaba la corona de la Tierra, lo que nosotros conocemos como el polo norte, para ella era imperceptible, difícil sin duda era imaginar la verdadera forma de la vastedad que habitaba junto a otros seres vivos. Ella afirmaba con total seguridad:

<Observar no basta, sentir tampoco, sólo con la magia consigo que los pensamientos tengan sentido; las energías cambian, hay mensajes que se repiten a lo largo del tiempo, son frases que he escuchado y entendido en labios de otros y eso es una constante. Las voces se cruzan de un espacio a otro.>

Mientras ella delibera y se adentra en los momentos donde su soledad es la herramienta para el análisis, en otro sitio del mundo el mar se convierte en una fuerza avasalladora que arranca a su paso la calma del otrora bucólico paisaje: 

El hombre del sur contempla la costa, grandes nubes se ciernen sobre su cabeza, percibe que su cabello ha crecido lo suficiente para cubrirlo y golpearle las espaldas, los peces de grandes dimensiones saltan anunciando algo que él no comprende, son delfines o tal vez ballenas, no puede saberlo en la distancia…

Painani igualmente observa a la gran joroba de los grandes cetáceos que saltan desde donde ella se encuentra y con atención se dice:

< Siempre sucede que al salir del agua conectan con la inmensidad de un mundo al que rozan tan solo unos segundos y eso basta para que la magia haga su parte >

Ninguno de ellos es consciente de lo que sucede en los sitios del hielo del norte y el profundo desasosiego de miles de pobladores el presagio de algo temible para ellos se avecina, pero más de un Monarca sabrá valerse de ello para concentrar tropas y lograr que otros se dobleguen a sus intereses.

Si tienes la información completa puedes darle el uso que quieras, si tienes el poder detrás de un mago, puedes ser poderoso y conseguir cuanto  pretendes pero no por siempre. si tu magia no gobierna tu ambición podrás llegar al profundo conocimiento de la verdad que no todos entenderán.

Photo by Arnie Chou on Pexels.com

by Silvana Palacios on Pexels.com

Los tres libros de la serie al fin!!


Vamos ahora a la cuarta parte, pero mientras tanto el lograr la traducción del segundo libro ya está en versión e-book y pronto en papel, los otros dos incluso en diseño de tapa dura.

Ahora me encamino por el misterio del El Mensajero, de alguna forma es la cuarta parte de la serie, pero hay variantes que le alejan un poco de Hechizo de Ave, otra magia le envuelve y le pertenece al Continente Americano, los que me han leído ya saben que aparecerán personajes de los anteriores y que están íntimamente relacionados, asi que espero les agrade tanto como los otros relatos.

Recorrer el camino que unió al Clan del Hechizo de Ave a grupos sociales que se identificaron con ellos y reconocer el valor que tuvieron para adentrarse en diferentes sitios del planeta y gracias a sus cualidades únicas formar parte de la simpatía de otros, forma parte de esta travesía.

Con una forma única de visualizar a los Dioses y reconocer su fortaleza ellas han de viajar por tierras ignotas, descubrirán la solidaridad , harán alianzas y surgirán grandes  amores trascenderán sus historias y sus logros.

 Es una historia de ficción que permite mirar con una nueva estrategia las leyendas que nos han contado, la pretensión principal es valorar y reflexionar en las ideas que nos hemos formado de la vida y con las cuales hemos prevalecido a través de los siglos.

Gracias por seguirme y darle alas a las palabras que me envuelven, nunca olviden que leer entre líneas les dará la posibilidad de encontrarse con un universo propio y al mismo tiempo etéreo.

Sí estamos hechos de una sustancia que nos identifica, cada creador y artista la reconoce en sus propios materiales, por tanto, ¡Sigamos haciendo magia, señores!

El acuerdo secreto entre la Luna y el Sol en las tierras nuevas del norte


“Tendrás mensajes del futuro pero no el que lees en los gajos de un fruto, ese que es en verdad lo que vendrá”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

La sacerdotisa miró con cuidado sus herramientas para descubrir lo que su cuerpo presentía, eran mensajes diferentes a lo antes recibido, era el momento de entender que a veces hay acuerdos estelares que desconocemos, que solo podemos sentir y sorprendernos y que marcan el inicio de algo rotundamente nuevo.

Con ágil maniobra tiró sus varas y adivino lo que ellas decían, ahí estaba de nuevo el sentir amigable de Ometeotl, entendió el misterio de un compromiso de esos que son difícil de romper por que no provienen del que te mira de frente, sino de aquel que aún no conoces y que posiblemente marque la pauta de tus pasos y tus metas. 

Sabía que sus preguntas serían capaces de cambios totales, esos que no verían tus ojos en el futuro que se proyecta en ese ser por el simple hecho de que eres quien le permite caminar por tu sendero y gobernar con la verdad lo que toca.

Alejada de toda aquella concentración e ideales, con el corazón en vilo Painani sigue su camino, los pies adoloridos y el alma quebrantada por el temor de lo vivido recientemente, las arenas dieron paso a las rocas que tuvo que sortear con paso cuidadoso vendando sus pies con la piel de los peces que le sirvieron de alimento.

Observó el horizonte que dejó atrás, el norte que no era el mismo que su tutora observaba, pero al final de cuentas un sitio que fue el ombligo que la vio nacer y que no vería nunca más, suspiro con el temor de no entender que le esperaba y al mismo tiempo alentada por los nuevos amaneceres que intuía.

El cóndor observa atento al hombre del sur…

Nada de lo que sabemos nos ayuda a entender lo que no conocemos pero hay seres que cruzan la selva con ánimo diferente y uno de ellos era el hombre del sur:

Él logra crearse una visión favorable de sus aciertos, ninguno de ellos le dará certidumbre, sus juicios de valor  ya no están atados a los de un grupo, viaja solo con sus propios recursos  y sus decisiones hablarán por él, nadie más lo hará.

El cielo mostró su furia implacable y pudo penetrar en la fortaleza que le ofrecía una cascada, alegre recibió el baño más fascinante del camino y meditó para sí:

< A veces nos toca estar donde no tenemos que demostrar a nadie lo buenos o talentosos que podemos ser, hoy disfruto sin tener que dar razones de mi camino a nadie y eso me hace feliz>

Para el hombre del sur pensar como el grupo casi siempre era un agobio, ahora en sus momentos de soledad en aquel inmenso paraje todo era diferente, competir por ser el más fuerte, el mejor, el que tuviera la razón y el que se apegaba a las decisiones del grupo, ya no era necesario.

Pero esto no sería para siempre sus tiempos y horarios se verían fragmentados por aquello que lo esperaba, su destino no era la ermita, sino un vasto valle poblado de otros donde su vida tendría sentido, pero él aún no lo sabía.

El mundo espera que seamos lo que se necesita de nosotros, sólo la justa rebeldía nos hará ser lo que somos y preservar la independencia.

Composiciones de la autora con ayuda de la herramienta libre de filtros de PicsArt

Nota de la autora: los gajos de la fruta se refiere a los meridianos de la Tierra.

Fotografía de la autora “El Cóndor en las nubes”

El acecho


“Nada nos prepara ante lo imprevisto, solo tu capacidad  para  crear soluciones puede hacerlo”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Painani puso atención cuando se dio cuenta que un hombre la miraba de una forma que le causo pavor, entendió que el cerebro de ese sujeto estaba diseñado para la reproducción y todo razonamiento salía sobrando.

En su mirada entendió que estaba dispuesto a convencerla o forzarla a entregarse a sus deseos, esto le aseguraba un poder sobre ella y su futuro, aquel hombre que la miraba con un deseo que rayaba en la lujuria significaba una ventaja  en la preservación del linaje, aun cuando él mismo no lo tuviera tan claro, al menos Painani trataba de entenderlo de esa forma.

Ella sabía que caer ante el dominio de ese hombre, le robaría la oportunidad de hacer real su encomienda intuitivamente se agarró a su daga de obsidiana como el recurso nico con el cual contaba.  Entendió que no bastaría correr con todas sus fuerzas el macho tenía un cuerpo musculoso y más fuerte  para darle alcance.

Painani grito con fuerza: Tú corres el riesgo ante el filo de mi daga

La herramienta más valiosa que tenía ella no era la daga sino su mente y la estrategia que ella lograra desarrollar le daría ese poder, moverse por intuición o instinto no era importante. La fuerza de aquel hombre en celo, no iba a pensar.

Painani con la fuerza de su astucia, se plantó con energía delante de aquel ser enardecido y le grito:

“Soy Painani y mi dueño es el viento, no podrás domarme, tampoco conservar un futuro fruto de mi sangre, tú corres el riesgo ante el filo de mi daga” 

Dicho esto, colocó la daga en medio de sus piernas… El hombre la miró con ojos muy abiertos y se perdió con zancadas amplias en lo profundo de la selva.

En ocasiones basta hacer ver al otro el horizonte de sucesos que no es capaz de entender si solo ve su propia necesidad.

Fotografía de daga de pedernal

Ningún personaje se muere a la deriva


“Cada olvido regresa, todos los momentos son historia”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Hacernos cargo de lo que hemos construido, así lo comentamos y eso hacemos;  de otra forma perdemos el hilo conductor de la escena que nos toca vivir. el hombre del Sur con toda la determinación lanzó un mensaje inesperado de esos que solo se conciben cuando el recorrido los necesita, cuando no hay otra manera de atender al que escucha.

Entonces miró a su alrededor y se dio cuenta que la onza solamente lo miraba en la distancia, su territorio llegaba hasta ese paraje, no había tiempo para cambiar el plan, su momento ya no era ese, el hombre la observó con esas nostalgia quieta que con el paso de los días había dejado de ser miedo a convertirse en su presa y entender que ella solo le cuidaba el paso en su territorio y en su espacio.

El varón levantó los brazos hacia el cielo, agradecido de haber logrado llegar hasta el límite del mundo que él conocía y al mismo tiempo entender que su paso por el sendero nuevo estaría plagado de nuevos depredadores y posiblemente de algunos amigos.

Sintió como la sombra de un enorme cóndor le cubrió el cuerpo y lo alentó a continuar, nada podía interponerse entre el espacio abierto del cielo y sus imponentes paisajes, así que decidido y con paso firme continuó hacia lo desconocido y se abrió paso con esa energía que te da la esperanza.

En otro sitio del vasto continente cuyo nombre habría de enterrar historias y construir otras, Painani observa el trozo de pedernal que le ayudará a construirse una lanza de caza y un medio de sustento; ahora sabe que no está sola decidió un camino y abandonar el otro, la bifurcación desaparece con el paso de los días, con la carrera que ella lleva pausada y constante, no abandonar es el mejor consejo que le pudo dar su tutora y ella lo sabe.

¿Cuántos otros harían lo mismo en el paso de su tiempo, construir instrumentos para valerse de ellos y lograr sus propósitos? Nadie lo sabe pero lo que ella ahora reconoce es que lo que se piensa y comparte crea un eco en la distancia y deja un camino para seguir o simplemente abandonar.

Guardó su arma de obsidiana y se alejó del lugar donde otros podían olerla, sentirla, acecharla, se cubrió de lodo el rostro y su invisibilidad la hizo más fuerte, es imposible derrotar a una guerrera encubierta, es su camuflaje un talento aprendido en aquel sitio donde se convirtió lo que ahora es.

El mar apareció ante sus ojos y recordó las palabras de aquellos que la ayudaron al inicio de su viaje, hermoso, azul verdoso como la mirada del amor que espera con paciencia y ternura y  sintió su vaivén acompasado y entendió que la aventura estaba por cambiarle la vida para siempre, con vigor y sin entretenerse siguió el camino de arenas doradas comprendiendo el canto de las caracolas y sus secretos.

La inteligencia de la sacerdotisa en el templo de Ometeotl, le había advertido del canto de sirenas, y al mismo tiempo del valor inmenso que guarda una caracola para emitir mensajes y ser parte de ellos. Painani dibujó en su mente el rostro de aquella amada maestra que le puso en un camino que posiblemente ella solamente había recorrido con el poder de la imaginación, esa intuición que le había dado la magia absoluta para desplazarse en la distancia y quizá en el tiempo.

El inmenso mar mostró el semicírculo solar cuando se desvaneció perdiéndose en las profundidades de sus profundidades; pero jamás dejó de rozar su piel, borrando sus huellas en señal de complicidad, cobijando su persona para no ser perseguida por nadie que quisiera dañarla.

En la vida hay aliados que surgen en nuestro camino y nos demuestran con su constancia que la vida es un trayecto fascinante, nunca estamos solos si sabemos reconocerlos y ser parte de ellos.

Photo by Daria Shevtsova on Pexels.com

Todas las aves nos dicen algo


Tal vez debamos atender al llamado de las aves, ellas dirigen su vuelo y su canto con intenciones claras, nos llevan las voces de otros lugares hasta las cercanías del entorno, son el clamor de momentos rústicos y de alarmantes sonidos citadinos.

Pensar que tanto se han alejado para aprender un nuevo sonido, ser dueñas del viento que las transporta y entender que su mirada nos observa en la distancia para sabernos ajenos y al mismo tiempo parte del propio entorno.

Siempre que mires un árbol date cuenta de lo valioso que es, nutre el manto friático, es hogar de aves, realiza la fotosíntesis, y si meditas debajo de sus copas, puede que descubras la magia de un legado ancestral, sin importar la cultura a la cual pertenezcas, nunca lo olvides.

Podemos ser mensajeros, podemos ser la conexión con la maravilla de la vida si sabemos integrarnos a su suave arrullo.

El quehacer del autor creativo


La creatividad es un manantial que cada uno posee

No es necesario ponerle precio a la creatividad, pero sería agradable saber si alguien está dispuesto a darle un valor que implique una ganancia para el autor

10,00 US$

El mundo ha creado un mercado que incentiva al creador a moverse en un mundo diferente al que posee como creador, voy a iniciar este trayecto con paso frágil y sin prisas; reciban mi saludos lectores y gracias por su tiempo para leerme.

Ese delgado puente que no cruzan todos


Por Ariadne Gallardo Figueroa

A veces te das cuenta que algo no cierra pero tu necesidad de contar con alguien que te escuche, te impide ver la realidad, no quieres verla y sigues por ese camino de chispazos donde no todo es claro.

El peor escenario es que ya no estas dispuesto a ser leal a ciegas y poner todos las manzanas en un solo canasto, entonces sigues compartiendo frutos en otros espacios, con amistad, con sonrisas, esquivando a los que te quieren morder la fruta sin dar las gracias.

Llegas hasta el portal donde alguien decide tomar una parte de las manzanas y no se las come, las deja en su ventana y espera a que las estrellas las iluminen; entonces te hace regresar, quizás la fortuna se ha colocado en el espacio exacto de tus sueños, miras s manzanas y ls valores de otra manera porque integralmente forman más que solo eso.

Lo invitas a tejer una sutil tela de relatos, estos coinciden con los tonos que ambos utilizan, ninguno es genial en todo, son simples mortales que encontraron en sus estrellas y constelaciones algo de complicidad y se arriesgaron a comprobar si esto es verdad, tal solamente es asunto de creer en los astros.

En realidad no hace falta saber escuchar a las estrellas, ellas han estado  ahí desde hace milenios dictando su alerta y su alegría a todos por igual; solo el que sabe escuchar es porque ha aprendido a hacerlo después de golpearse con la realidad que lo mantenía frustrado y atormentado y que no cambia con solo desearlo.

En todo esto no se construye la magia por un tiempo infinito, pero nadie ha llegado aquí permanecer siempre; entonces a veces al primer momento ya sabemos que nos mienten y nos dejamos llevar hasta descubrir de qué se trata, de igual forma cuando es diferente podemos iluminar el trayecto.

Nos sorprende notar que podemos complacer sus términos y verlo mirarse en tu espejo, así avanzamos tomando en cuenta que todas las aventuras tienen cómplices, hasta las más descabelladas e iracundas personalidades pueden formar parte de tus planes literarios. Con los vivenciales el  asunto es aparte, en ellos la sinceridad es un puente angosto y frágil al que no todos les está permitido llegar a salvo al otro lado.

Photo by Flo Maderebner on Pexels.com

Reflexiones para concluir el cuento corto


Por Ariadne Gallardo Figueroa

“Hay asuntos que no podemos trasladar a la razón, por que el corazón se niega”

El Mensajero

A nadie nos consta que esto sucedió, la única que aprendió de esto fue quien trascendió a la historia que fue y ella sin duda es Ana Perez Riv; ella, basada en la intuición le siguió el rastro a alguien, pudo mirar a través del espejo, reconocer que no era ella quien estaba en el reflejo y avanzó por el umbral que ahora estaba abierto. No todos pueden pasar, es necesario tener algo que no todos poseen.

Dentro de la genealogía fantástica, reconocemos que todo regresa con una forma distinta y mágica en ocasiones; por eso ella conserva con esmero el espejo humeante de Tezcatlipoca en su recinto.

Ahora bien, Ometeotl, es para la red sensitiva lo que da paso a la voz de lo eterno y volvemos a encontrarnos con el valor de ese aspecto impresionante que es un grandioso instrumento que todos poseemos y que Raudek Vilob al lado de Ingerin Barderian reconocieron gracias a los Drieden, me refiero al cerebro.

¿Quién habita la construcción de la memoria dual en la vida ancestral de las raíces que nunca olvidará Ana Pérez Riv?

Ometecuhtli y Omecihuatl, también conocido como Ometeotl, colocan el alma humana en un cráneo, le dan vida al formarlo de ambos pensamientos el masculino y el femenino en un mismo ser que no es otra cosa que el reconocimiento del humano integral, tal como lo vemos en la ilustración.

Ometecuhtli y Omecihuatl, también conocido como Ometeotl: La dualidad

¿Qué sucede con los otros ambiente que apenas tocamos?

El comercio, las migraciones y las mezclas entre diversas culturas trajo a reos en una embarcación con la promesa de libertad hasta las orillas de lo que los españoles nombraron “La Villa Rica” Veracruz, el lado Este de un mar que no le ayudó a ver lo que pasaría posiblemente años después, de esa forma la sacerdotisa del templo de La Luna y poseedora de las dones de Ometeotl, adivino y presintió que  había esperanza en algunos y deseos de posesión en otros.

Aquel que recorría su trayecto del Sur al Norte, no se encontraría con Painani, pero ella le transmitiría en su recorrido un saber milenario que su mente posiblemente no entendería al obnubilarse con las creencias que llegarían hasta él para hacerlo parte de los adoctrinados.

Sólo resta reinventarnos y decidir lo que sigue en la propia existencia, entender que  llegar a la otra orilla sin lastres, sin bestias que atacan el alma no es asunto de ahora sino parte de una constante en la historia de la humanidad. Hacernos cargo de lo que hemos construido a veces limita el progreso y la libertad de ser diferentes.

Nota de la autora: Es importante reconocer que no solamente la cultura azteca hace referencia a la consideración de la dualidad como parte integral de el ser, esta el ejemplo de El Mensajero: Hermes tuvo todo tipo de romances. El más importante de sus descendientes fue el dios Pan, nacido de su relación con una ninfa. De su romance con Afrodita nació el bello Hermafrodito, que después adquirió también rasgos femeninos debido a una ninfa.

Sin duda alguna la representación del dios alado de la comunicación no es exclusiva de un género y es dual de ida y vuelta, interconecta y amplia el sentido de la realidad que somos.

La luna se acerca a Marte, Painani no lo sabe, sólo observa.


“La maldad no es asunto de sangre, tampoco de raza”

El mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Llegaron momento de presión para muchos pueblos cercanos, ante nada podría detenerse Painani, recordaba con profunda tristeza, ella sabía que tenía muchos puntos débiles y que no podría enfrentar con la agilidad requerida algunos trayectos, sin embargo no podía ser  inclinada a ninguna otra tarea que la propia; el destino y el trayecto la pondría a prueba en variadas y diferentes ocasiones, incluso sin que ella lo previera.

Miró su reflejo en el lago que le sirvió para refrescar su adoloridos pies, no era la visión de la persona que ella recordaba; se dio cuenta que era el día de la ofrenda humana y que aquella daga de obsidiana no penetraba su pecho, sino el de una hermana de raza.

El corazón palpitante sería el catalizador de las fuerzas donde el Tlatoani del templo de Huitzilopochtli, rendiría cuenta con la sangre de una mujer elegida para continuar los tiempos de paz en los alrededores donde el imperio azteca sembraba temor con su poderío.

La noche llegó espléndida y Painani miró hacia el cielo estrellado que junto a la deslumbrante  Coyolxauhqui, se encontraba un astro que la atemorizó por sus fieros tonos encendidos en  rojo y se dijo para sí:

<Posiblemente has bebido toda la sangre de la ofrenda y ahora estás dispuesto al ataque con tu daga para acabar con la belleza y lozanía de la mujer de todas las noches. Has de acortar su brillo, pero ciertamente ella ha de renacer, como siempre lo ha hecho.>  

Hay recuerdos que nos dejan el alma herida y para Painani, su libertad significaba la muerte de otras mujeres, por tanto su compromiso y su riesgo valían la pena de ser enfrentados con valentía, pese al miedo y el dolor que llevaba por dentro.

Hermano o no del Sol para ella, Marte no era reconocido como tal, era un brillo denso y rojizo que amenazaba el fulgor de la radiante Luna, que para ella sería y será Coyolxahqui.

Fotografía de la conjunción de la Luna y Marte Luna en fase creciente en conjunción con Marte.