“Todo asunto creativo estará de tu lado observa a la Luna que será tu más profunda inspiración, sólo entonces cada uno de los dones que posees será puesto al servicio de tu tarea en esta vida y las que han de seguir ante la luz”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Ante la mirada de Erandi las otras cuatro mujeres se acercaron al grupo de los Señores de la luz que esperaban alimentos, sus miradas curiosas e inquietas no fueron ocultas y ellas los observaban con coquetería en la distancia.

Patricio iba a dar la nota desencajada como era de esperarse para la mayoría de sus compañeros, ya que no miró de frente a la doncella que se acercó hacia él y de reojo observó a las demás.

En ese momento Erandi dialogaba con el grupo aprendiendo algunas palabras en castizo, sin embargo, se dio tiempo para señalar lo acontecido con  éstas palabras:

-Patricio, ¿Usted piensa que en las construcciones de un recinto deben mirarse de frente los materiales en los cuales se habrá de confiar o piensa que las opciones deberían ser diversas?

El hombre se quedó dubitativo por un momento y con gran seguridad contestó:

-Sacerdotisa Erandi, cada material necesariamente debe ser comparado.

Erandi asintió con la cabeza y la jovén dejó su tazón de atole a un lado de Patricio y se retiró con el grupo de las demás doncellas que ya habían ofrecido alimentos a los recién llegados.

Por supuesto nadie más le ofreció sus vasijas con atole o Tamalli…

Erandi rompiendo el  hielo del desaguisado momento exclamó:

-Compartamos la unidad, reconociendo la riqueza de lo que somos, ambos grupos estamos para aprender de lo que somos; costumbres, dialectos, usos y tradiciones nos harán fuertes, al compartir somos más ricos en sabiduría.

Las jóvenes doncellas se acercaron mientras Erandi hablaba con entusiasmo y los hombres aceptaron con agrado los alimentos ofrecidos, finalmente Patricio sonrió a la joven percatándose de su falta de tacto y le preguntó su nombre:

Atl, ese es mi nombre, significa Agua, mirando a su costado le presentó a Copitl, tomándola del brazo le dijo a Patricio su nombre en náhuatl significa  Luciérnaga y acercándose de nuevo a él susurró:

-¿Quem motoka? que en náhuatl significa ¿Cómo es tu nombre?

Patricio con una sonrisa señaló que ese era su nombre y no tenía claro el significado. En ese momento Copitl avanzó hacia Jacobo quien con torpeza pronunció la palabra mano “maitl” al rozar la suya con la de ella.

Tzopelic fue la tercera doncella en acercarse con una vasija de barro cuyo contenido eran tamalli y nacatl (carne) y le indicó a Timoteo que su nombre significaba Dulce. Él no dijo nada, solamente la observó sin decir palabra, finalmente sonrió con agradecimiento.

Diego por último observó que la joven que llegó hasta él llevaba un plato compuesto por Axolotl (ajolote), Cueyatl (rana) y en el medio un Michin (pez de buen tamaño asado y jugoso). Quedando maravillado por aquellos platillos desconocidos y exóticos se sintió honrado al darse cuenta que ella lo reconocía como un pescador y su ego se sintió gratamente reconfortado. El nombre de ella era Aztlán que en lengua náhuatl significa Lugar de las garzas.

Erandi finalmente les presentó a su pareja Quizari Taiyari que significa El que conoce nuestro corazón y a su pequeña hija, Yaocihuatl, que quiere decir La que lucha por sus sueños, tal como ya lo habíamos comentado en este libro anteriormente.

De esta forma inicia una etapa diferente para dos culturas que se habrán de enfrentar a muchas contrariedades, la más cercana estaba en la figura de Wuey Tlatoani, o Huey Tlatoani como se le nombra  en algunas ocasiones.

Un hombre reacio a los cambios con olor a sangre seca en su largos cabellos que le daban constancia de ser el portador de vida al guerrero de todos los días y el que todo veía, la deidad Huitzilopochtli.

Wuey Tlatoani (El más grande sacerdote, o señor) aquella noche desde su recinto en el templo del Sol observaba con dura mirada las franjas de sangre fresca en los muros ennegrecidos de la piedra de los sacrficios, colocando sus manos en aquella superficio de rojo y negro imaginó que eso continuaría por toda la eternidad, negándose a creer en los cambios.

¡Qué equivocado estaba! Si tan solo hubiera entendido la bondad de la estrella que gobierna los días y que tanto sacrificio era innecesario, la gran figura del Sol, ya sea como la dama benefactora con el tocado de oro o como la dadora de vida de otros pueblos, no lo supiera. necesita sangre.

Por eso en los cielos, el Sol perseguía coquetamente a la Luna para jugar con ella y disfrutar de la vida que había logrado en la tercera roca de todas las demás que giraban a su alrededor. Pero en vida Wuey Tlatoani no lo entendería, tales son las paradojas del viaje.

Dale tiempo a lo que preparas deja que el fuego lento consiga el proceso para que los demás comprendan que la vida es un aliento donde hay armonía a pesar de verse enfrentada  de forma constante a la destrucción.

Notas de la autora:

Fotografías de archivo


Por Ariadne Gallardo Figueroa

Anoche me despertó El Mensajero y me alertó sobre detalles que yo a veces doy por sentado, los dejo pasar o considero que con ser entendible el contexto lo demás no es tan relevante, sin embargo es importante hacer notar a los que siguen la obra, que somos tal vez un puñado de personas que leen el contexto, otros posiblemente se den a la tarea del escrutinio y otros definitivamente no soportan que la historia pueda leerse de otra forma y humanizar a los dioses lo deben considerar un atrevimiento extravagante. Pero el detalle me alertó en verdad y sentí ofuscación.

Para los astrólogos posiblemente como soy una ascendente Virgo que no tolera dejar los detalles en un sitio que no les corresponden, ésto resulte lógico; como sea y para todos los que analicen con detalle lo que nos lleva a ser quisquillosos como yo, con algo que nos alienta a seguir adelante, que nos da vida y nos motiva a despertarnos en las mañanas o a media noche por que nos hace sentirnos vivos, bueno, está más que explicado y justificado.

En la obra de papel o editada para e-book la corrección estará tanto en inglés como en nuestro idioma, pero para el blog solamente les haré notar aquí, lo que sucedió cuando hice el viaje al futuro retomando el primer texto que por cierto es el único que no he traducido a otro idioma y que no aparece en este blog como tal, por eso el tercer libro lo refiere de forma constante y asi suele suceder…. Cuando la obra propia se convierte en una travesía.

Entonces brinqué de la cama y encontré esto:

Por tanto, el párrafo y las referencias en el último libro que nos ocupa me llevó a modificar todas las menciones del siglo XXX al siglo XXIII:

Me han preguntado porque refiero al siglo XXIII cuando los acontecimientos sucedieron aproximadamente 713 años antes, es bueno colocar el dato en este sitio para no perdernos: Siglo XXX,  Comenzará el 1 de enero de 2901 y terminará el 31 de diciembre de 3000.

Me encantan las alegorías y al descubrir que había una diferencia de 713 años investigue el significado de este número, siempre podemos llegar a elucubraciones de esa índole y vaya que me he sorprendido, su significado es “Humanismo”

Así que una vez aclarado ésto podemos seguir, que mañana cuatro de los hombres que aún esperan a su doncella están con el aliento agitado.


“Cada pensamiento vertido a otros con una intención ilumina, a veces esa luz es como el relámpago que deja entrever el paisaje por un instante, en otras ocasiones se convierte en la antorcha dentro de una cueva que se abre paso dejando oscuridad detrás, otras es la hoguera donde se reúnen los humanos para departir y reflexionar, ¿Cuál es la tuya, cuántas más conoces?”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Las mujeres algo nerviosas se preguntaban aquella tarde si alguna había logrado conocer por medio de Dayami lo que los hombres que esperaban hambrientos pensaban de ellas, pero no, de ninguna manera se les iba a dar por adelantado nada que ellas mismas tuvieran que descubrir.

Así que fueron cuatro de ellas las primeras en tomar las vasijas de barro con frutos y atole, tamales y algunas otras delicias locales para ofrecerlas en el recinto donde ellos departían con Erandi una charla desenfadada y cordial.

La primera en acercarse fue Xochitl, ella observó con detenimiento y amabilidad el rostro de Javier, al momento que le ofreció a elegir de los frutos de su vasija de barro, ambos se miraron con fijeza y ese fue el comienzo de una sonrisa que llevó a un buen entendimiento entre ellos, Javier respiró hondo y miró a sus compañeros con esa chispa de alegría que le daba a conocer a todos que sus temores no tenían fundamento.

La segunda doncella en presentarse fue Metztli, detrás de ella apareció Quetzalli y por último Tonalli; la primera doncella Xochitl, llevaba en su nombre un especial significado, Flor hermosa, a la segunda  ya la conocemos, de origen otomí fue enviada a celebrar el ritual de la Luna con una pareja de conejos, la tercera dama en aparecer portaba en su nombre un significado muy particular que hace referencia a una ave de plumaje muy hermoso y colorido, símbolo de sabiduría del pueblo azteca y la cuarta joven llevaba en su nombre la energía del día y el calor.

Metztli, dirigió sus pasos hacia Santiago, quien se sorprendió gratamente al darse cuenta que estaba ante el rostro de la mujer que lo había alentado a confiar en la posibilidad de enamorarse dejando de lado todo prejuicio de su vida pasada y ambos con esa sincronicidad que brinda la felicidad sonrieron al mismo tiempo con amplitud al momento que ella puso en sus manos un tamal.

Quetzalli se acercó a Evaristo, quien nervioso se arreglaba el pelo tratando de verse merecedor de tanta belleza, ella puso en sus manos unos frutos que él reconoció de inmediato y entendió que se iban a llevar bien.

Por último Tonalli se acercó a Zila que con su rostro ruborizado se dio cuenta de inmediato que ella había sostenido su mano en espera de que se resolviera el vergonzoso malentendido y ambos sonrieron descubriendo que la magia les brindaba una luz en el camino que resultaba alentadora.

Erandi en ese momento señaló:

-Cuatro es la señal de los distintos sitios donde el Sol se abre camino; arriba, abajo y a los lados (Puntos cardinales), sea la ofrenda de estos alimentos el inicio de una nueva etapa en la vida de todos ustedes. Dicho ésto miró de nueva cuenta al espacio donde otras cuatro doncellas esperaban salir para compartir vasijas de alimentos…

La vida es una constante preparación, en ella es muy difícil saber qué nos espera, hay cruce de caminos, insalvables encrucijadas, al final dependerá de tu preparación que la vida te premie o te pierdas en el laberinto. 

Notas de la autora:

Fotografía de la autora con filtro libre de PicsArt


“Hay una fuerza arrasadora que nadie puede detener, pero si sabes observar con cuidado te darás cuenta porque se presenta ante tí en ocasiones especiales, sabrás que no la puedes domar, entonces has de recurrir a la única herramienta que conoces: La magia”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Somos la sustancia de todos nuestros sueños, somos el laberinto de todos nuestros infiernos y tenemos el poder de enfrentarlos pero no de golpe, si quieres entender todo esto debes sucumbir a los abismos ahí entenderás por qué sucedió todo y de esa forma, pero no entenderás jamás quienes estuvieron involucrados para que sucediera, hasta ahora.

Precisamente cuando nos acercamos irremediablemente al apéndice de la obra la pregunta que surge en quien escribe es si el protagonismo de Rayo fue la luz en el camino de todos ellos, ahora entendemos que hay un conjunto de sincronicidades, vínculos que con el paso del tiempo fueron tendiendo puentes para lograr el objetivo de los iluminados.

Para muchos será fácil identificar al mensajero de esta parte de la historia: Itzmin, es uno de ellos, discípulo del maestro o profeta Hora con quien comenzó a estar en contacto después de aquella noche donde se celebró la danza ritual de Painani, Hora y  Erandi.

Uno de ellos ha de ocupar el lugar en lo que ahora conocemos como el cinturón de Orión, estará al lado de Alnitak. El otro líder en ese espacio ya sabemos quien es y no pertenece a este tiempo, esa residencia la ocupa ocasionalmente su anhelo de constantes aventuras no le permite tener una residencia exclusiva, si leyeron el anterior libro sabrán a quien me refiero.

Me han preguntado porque refiero al siglo XXX cuando los acontecimientos sucedieron aproximadamente 100 años antes, aproximadamente, es bueno colocar el dato en este sitio para no perdernos: Siglo XXX,  Comenzará el 1 de enero de 2901 y terminará el 31 de diciembre de 3000.

Dado que mi trabajo no es histórico sino ficticio, no puedo asegurar que las fechas que he apuntado sean fieles a los hechos, y es más fácil considerar ese siglo, esperando que la humanidad tome la iniciativa y algunas cosas sucedan antes, en cualquier caso también es posible que no pase nada y terminemos con un futuro distópico, separatista y agonizante, no lo deseo y como me iré antes del año 3000 soñaré, convertido en luz, que puedo influir en los grupos de poder en tierra entre mis personajes, los demás seres de luz que aseguro existen, sin duda me han acompañado en el viaje y es a ellos a quienes puedo ofrecer mi incondicionalidad, ya que son una fuerza en medio de todo, cuyo poder es magnánimo. y es en la unidad de fuerzas que considero posible por ejemplo, el logro de Ingerín Barderian, no estuvo solo y logró defender lo que valía, en un mundo que prometía esperanza a su pueblo.

Bien ahora después de este comentario en medio del camino, les invito mañana a disfrutar de uno de los eventos más emotivos para los Señores de la Luz, conoceremos quienes son las doncellas que les llevan deliciosos alimentos y bellas sonrisas.

Si eres lo que escribes, cree lo que dices, en cada palabra que recuerdes sentirás que la veracidad de tus palabras es algo inolvidable, se convertirán en parte de tu sinapsis y en el ADN del tiempo que te ha tocado vivir.


“¿Cuál será esa forma sutil de darte a conocer y qué harás en caso de no recibir la reacción esperada? Lo mejor de todo este que estarás entre amigos y lo demás se dará por añadidura”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

En breve llegaría el mediodía a la hermosa Tenochtitlán, los hombres avanzaron hasta el pie de las escalinatas del Templo de La Luna, desde lo alto del templo los observaba con serenidad Erandi, la comitiva les solicitó a cada uno de ellos que permanecieran con la mirada hacia abajo, en demostración de respeto, les advirtieron que no era una petición de la sacerdotisa, sino una regla social que sería observada por todo el pueblo incluso por Huey Tlatoani, quien estaría muy interesado en vigilar cada detalle, por mínimo que fuera con la intención de desacreditarlos.

Erandi acompañada del báculo ceremonial descendió de la escalinata para reunirse finalmente con los Señores de la Luz; descendió y faltando 8 escalinatas para finalizar su descenso, se detuvo para manifestar con beneplácito la bienvenida a los recién llegados:

“Sea la luz entre cada uno de ustedes la portadora de nuevas enseñanzas, la voz que unifique el camino que nos hemos propuesto andar juntos; sea ella, la luz, con su poder y energía quien nos indique el cómo y cuándo cambiar el rumbo.

En todos ustedes percibo que el aprendizaje está cumpliendo un objetivo y para cada uno de ustedes ha sido un reto difícil de afrontar, el dolor y el gozo de la vida nos impone difíciles pruebas cada día.

Sin penetrar profundamente en las sombras es imposible emerger a la luz para entender el proceso de todo aprendizaje”

Dicho ésto golpeó cada escalón por el que fue descendiendo, cada peldaño recibió un golpe hasta completar los 8 que la separaban del suelo firme donde se encontraban los Señores de la Luz.

Les fue solicitado por la comitiva que se colocaran 4 de un lado y cuatro del otro para que Erandi pasara entre ellos, posteriormente a una distancia prudente, la siguieron siempre con las cabezas agachadas.

Ya en el recinto, tanto la comitiva como los invitados entablaron una fascinante 

conversación sin ser molestados por miradas curiosas.

Huey Tlatoani observó en la distancia con desconfianza la forma como fue custodiada por la comitiva la entrada del recinto de Ometeotl, Erandi señaló:

-Señores veamos de frente nuestros rostros, el respeto ante la luz nos iguala a todos, deben tener muchas preguntas, no se en realidad si todas ellas podrán ser atendidas o comprendidas. Hay cansancio y sed en sus rostros, yo prefiero que sea de esa forma que se expresan, la necesidad del cuerpo muestra las verdades de una forma única. La información será nuestro primer alimento. 

Dicho ésto extendió sus manos cediendo la palabra a los iluminados; Evaristo fue el primero en tomar la palabra:

-A nombre de todos mis compañeros no puedo hablar, pero se que ellos han sentido una profunda alegría por toda la ayuda que nos ha ofrecido y entender que la vara doblada nos ha traído hasta este lugar es fabuloso.

Erandi lo miró con una sonrisa y expresó:

-No se brinda ayuda al que la pide, sino a todo el que logra ser cubierto por la sabiduría, ser un seguidor en este camino nos orienta y todo el que busca aliados, sincroniza sus intenciones para encontrarlos. Esa es la realidad, estamos en este lugar porque era necesario que fuera de esa y no de otra forma.

Zila se animó a expresar sus sentimientos con éstas palabras:

-Sacerdotisa, si a mi me hubieran dicho que en mis más profundos sentimientos de angustia alguien en la distancia los hubiera escuchado, me hubiera sido muy complicado creerlo, vivirlo me ha marcado con esa grandiosa certeza.

Erandi se acercó a él y tomando su mano advirtió:

-Joven Zila el camino es largo, ustedes lo han de cubrir de los colores y las estructuras que nos son necesarias, sea visto como una acto de reciprocidad lo que nos acercó los unos a los otros.

Patricio pronunció con energía sus palabras al ser visto con fijeza por la mirada de Erandi:

-Sacerdotisa del Templo de Ometeotl, me han nombrado constructor y usted lo ha dicho compartiremos lo que sabemos y lo que ustedes nos enseñan con entusiasmo.

Por su parte Jacobo con asombro señaló:

-Estimada Erandi el tiempo que nos ha llevado llegar a este lugar no ha dejado de ser un constante aprendizaje, un entrenamiento para la vida que ahora se nos ha mostrado, ninguno hemos hecho preguntas, todos nosotros estamos expectantes ante esta nueva realidad.

Erandi con un movimiento afirmativo de su cabeza, simplemente sonrió al sincero y agradable hombre que tenía enfrente, posteriormente se movió unos pasos para ver el rostro de Timoteo:

-Así es señora Erandi, hemos sufrido, hemos dejado la piel y los recuerdos en esa sorprendente cueva, hemos reconocido en Dayami una fortaleza sin igual y como dijo Zila si nos hubieran dicho que nuestra vida sería de esta forma, ninguno lo hubiéramos creído.

Diego fue el siguiente en aquel círculo que habían formado, primero miró en silencio a Erandi  y finalmente señaló:

-Es algo muy extraño, pero he de confesarle que siento como si al compartir con Dayami todo este tiempo, ella de alguna forma nos hubiera ayudado a sentir un especial afecto por usted, en ella vimos lo que la magia transformadora logró y todo lo que ella nos transmitió.

Erandi reconoció que fue muy difícil saber si ella lograría avanzar en esa tremenda crisis a la que fue expuesta, pero su espíritu y entrega a un propósito superior a ella la llenó de fuerza para concretar su labor.

Javier tomó la palabra y su emoción fue evidente cuando dijo:

-Aún me pregunto qué hubiera sido de nosotros de haber elegido otro rumbo, de haber muerto en aquel navío, pero el universo pacta cuando pone su mirada en el futuro, no podría entenderlo de otra forma.

Erandi solamente lo tomó por el brazo y con una cálida mirada asintió para decirle:

-Estimado Javier, hay caminos que deben ser recorridos, hay visionarios que los reconocen de inmediato y ustedes lo han comprendido.

Por último Santiago quien cerraba el círculo de los iluminados pronunció estas palabras:

-Sacerdotisa del Templo de la Luna y de Ometeotl, nos fue explicado el significado de diferentes símbolos y encuentro que sin ellos, nuestra tarea será complicada, vi la forma como honró nuestra llegada señalando las ocho escalinatas, entiendo que hay mucho que aprender y como dijo Iztli, muchas otras cosas las debemos desaprender; lo único que puedo decir a todo ésto es que estoy asombrado y se que cada día será una nueva y grata sorpresa en estas tierras.

Erandi asintió y les pidió que se sentarán, pues había llegado el momento de disfrutar de comida y bebida, los hombres se miraron unos a otros sin saber quienes servirían los alimentos, con cierta mirada de complicidad suspiraron esperando que fueran las doncellas cuyos rostros podrían al fin conocer.

La vida es un recorrido que no todos vivimos igual, a veces tenemos la oportunidad de entender que hemos llegado a un lugar por el simple hecho de que algo importante nos será revelado, entonces basta esperar que suceda con actitud positiva. 

Notas de la autora:

Fotografía del Templo de la Luna de archivo


“Llegará hasta tí la más lúcida visión del futuro y entenderás de qué se trata cada misterio, puesto ante tus ojos”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Hora meditaba con su amada acerca de la alegoría de los símbolos que acercaban a determinadas leyendas y mitos a los pueblos que había recorrido en su trayecto, asegurando que sus interpretaciones no ampliaban el panorama de todos, solo de aquellos que habían crecido en  determinada región o cultura y su perspectiva los situaba en un modo de ver las cosas.

De pronto se levantó como era su costumbre y de un salto volteó para mirar a Painani cuando exclamó:

-Imagina que pudiéramos extender el prisma, ampliar la visión de los otros, no todos han elegido la razón para interpretar sus símbolos, lo hacen habitualmente con el pensamiento mágico o inclinado a sus creencias y la devoción a sus deidades.

Meditó unos instantes y reflexivo señaló:

-Hay una forma de ver que es lógica, es analítica, hay eventos que podemos prever y que ni siquiera rezando a una deidad se pueden modificare aun cuando el rezo sea un subterfugio agradable para el alma, eso es indudable; por supuesto, las oraciones y las creencias intentan ser un bálsamo para cambiar la realidad, pero esto es contundente, lo que es se presenta tal cual es. Todo lo que podemos intuir nos permite hacer perfiles…

Tomando una vara del suelo, comenzó a dibujar al azar, no era nada concreto eran simples figuras en la tierra. 

Entonces continuo con sus reflexiones:

Pero la mayoría se basa en un método que aprendió con el paso del tiempo y que se llama ciclos de la vida.

Painani se quedó pensativa sobre todo lo que él decía y preguntó:

-¿Acaso crees que lo que es un ciclo para nosotros no lo es para los que viven en tierras lejanas?

-Tal vez hay diferencias amada mia, pero no lo sabemos, se puede buscar una respuesta más concreta, ¿Me dijiste que Dayami descubrió unos animales que los castizos llaman caballos allá del otro lado del ancho mar, verdad?

Painani asintió con la cabeza y siguió atenta a los comentarios de Hora, quien entusiasmado señaló:

-Imagina que tanto tu viaje como el mio hubieran sido en uno de esos animales poderosos, los ciclos del tiempo, nuestro recorrido hubiera sido otro y nuestra percepción del tiempo igualmente se habría transformado, no hubiéramos observado de igual forma la vida que nos rodeaba en el trayecto, tampoco nos hubiéramos mezclado con los demás de la forma como lo hicimos.

No habríamos tenido el tiempo de asimilar nada y nuestra idea de la vida  no se hubiera mezclado con la de otros, hubiera sido difícil cambiar nuestra perspectiva y nuestros símbolos serían los mismos, en otro espacio, entonces…

Painani se aterrorizó al escuchar eso y comprendió lo que Dayami había descubierto, que aquellos hombres en lomo de caballo no llegaron con intenciones de entender, sino de imponer por la falta de tiempo para asimilar el ciclo de vida de los otros.

Entonces con firmeza afirmó:

-Amado Hora, entiendo lo que señalas, la realidad se ha de presentar como es para ellos…

Aquellos trazos sueltos dibujados con una vara en la tierra de pronto se transformaron en algo distinto que ambos observaron con asombro:

Hora levantó los brazos y alertó a Painani:

-Estamos ante una clara visión de esa realidad que nos aguarda en poco tiempo.

Painani se  abalanzó a los brazos de Hora al momento que advirtió:

Es precisamente en ese tiempo que el ciclo estará igualmente cubierto para tí, ¿No es así?

Hora, con calidez la beso al momento que sonrió y alegre susurró a su oído:

-No vivas con miedo que has sido entrenada para la luz, ella es sabia al comprender que los ciclos deben cumplir etapas, relajate que lo que ahora es apremiante en tu vida, tomará un segundo plano más adelante, la luz nos entrena para eso, al menos que el peso del presente fuera más importante para un ser humano, su paso hacia la luz se tornará doloroso. No es nuestro caso, ¿Ahora lo entiendes verdad?

Painani lo observó con la mirada de alguien que era iluminada por la sabiduría de un ser que sabía perfectamente lo que decía y observaron aquella figura donde reconocieron el poder de la bestia y la razón, la dualidad iluminada del humano transformando el universo con una saeta lanzada por los aires.

La vida nos da talentos para entender el camino, depende de la forma como tu capacidad de comprensión haya sido moldeada, cada asunto se perfilará de creaciones asombrosas para iluminarte o perderte.

Notas de la autora:

Dibujos propios con filtro de PicsArt


“Habrá ocasiones en las cuales harás todo lo que esté en tus manos para salirte con la tuya, tu cualidad más favorable es la intuición y la usarás con inteligencia para lograr el objetivo”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Llegó el día que la llegada de los ocho Señores de la luz se hizo presente en la majestuosa Tenochtitlán, todos ellos quedaron sorprendidos por las estructuras de aquella ciudad sostenida sobre la piel de un enorme lago y se sintieron maravillados, Zila recordó el momento aquel cuando la enorme ballena los sostuvo en su barcaza, en medio del ancho mar, esa fue la sensación de calidez que percibió al llegar al impresionante sitio de los Mexicas.

Zila la compara con la ballena que los protegió en alta mar

Los habitantes hicieron valla para observarlos y saludarlos, ellos iban custodiados por la comitiva de la sacerdotisa del templo de la Luna y aquel recorrido sorprendió a los lugareños, ya que en otras ocasiones cuando llegaban extranjeros hasta la gran ciudad por lo general eran prisioneros cuyo destino era convertirlos en ofrendas de las guerras floridas.

Esta vez la comitiva les daba un aire de dignidad y respeto, ellos admiraban los rostros y atuendos de los hombres, mujeres y niños de la bella ciudad; a lo lejos en el Templo del Sol se veía la figura de Huey Tlatoani, un hombre reservado que apretando los labios recordaba las palabras dichas por Erandi la víspera del encuentro con los recién llegados:

“Los que están por llegar son parte de mi grupo, relacionados con un acuerdo de sangre donde tú ofreciste el corazón para preservar la vida del señor Huitzilopochtli y yo ofrecí la sangre en busca de las respuestas que necesita Quetzalcóatl, ante todo esto nada puedes hacer en contra de los recién llegados”

Hay una historia de confusiones respecto a la figura de la Serpiente Emplumada, muchos dicen que era un varón con el aspecto parecido a los Señores de la Luz cuyo cometido era acabar con las atrocidades de sangre ofrecidas en la piedra de los sacrificios.

Lo que yo puedo argumentar en mi historia es que ninguno de los iluminados, ahora nombrados Señores de la luz, eran consciente de lo que sucedía y por qué se hacían ese tipo de ofrendas vivas, la única que no estaba de acuerdo con los sacrificios era Erandi, definitivamente a ella podemos considerarla el alter ego de Quetzalcóatl, de la misma forma que Alnitak lo fue en vida de Odín.

La parte humanista de la historia que somos como dualidad entraña un misterio, todos poseemos un lado femenino y otro masculino y en tiempos de guerra y devastación el lado sensible e intuitivo de éstas líderes, fue el que con destreza hizo la diferencia, ellas hicieron escuela y mantuvieron a sus grupos unidos en busca de respuestas para crear unión, no devastación y guerra.

En el caso que ahora nos ocupa, Erandi se valió de su astucia para hacerle ver a Huey Tlatoani que precisamente en la figura de Quetzalcóatl estaban las respuestas que se oponían a lo que él consideraba necesario; pero como todos sabemos Erandi no fue una figura pública en las historias que contaron los conquistadores y hay quienes se atreven a decir que el mismísimo Jesucristo encarnó a la serpiente emplumada.

Si bien años más tarde el sincretismo religioso fue abanderado por los conquistadores, esa extraña comparación crea una profunda confusión. Lo que sí puedo asegurar en mi historia es que Erandi se valió de la magia para hacer llegar en sueños al Huey Tlatoani, mensajes donde él sutilmente entendería que era necesario un cambio de valores y aún cuando a nadie le consta que esto haya sido de esa forma, me gustaría considerarlo como esa realidad alterna que a veces hace falta para ver la historia desde otra perspectiva.

Cuando des por sentado que a la historia no se le puede mirar de otra forma, siempre habrá quien llegue hasta ti y te diga, fijate bien hay algo que no has visto, vuelve a observar el paisaje y descúbrelo.

Notas de la autora:

Imagen tomada de https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Tenochtitlan-500-anos-conmemoracion-desvencijada-20210812-0156.html

Zila la compara con la ballena que los protegió en alta mar http://www.mexicomaxico.org/Tenoch/TenochD.htm


“¿Qué deseas y cuál es el plan, cómo renovarás la creatividad? Es tiempo de ver lo que tienes enfrente y lo que te ofrece el camino trazado, tiempo de tomar las riendas y dejar atrás lo que no sirve, eso que dejó de funcionar para el grupo, confiar en la abundancia es importante”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Erandi permaneció en la explanada de la deidad de la Luna por varias horas desde la madrugada, mantuvo una actitud contemplativa y al mismo tiempo receptiva con las fuerzas y energías de la naturaleza y los astros que la acompañaban desde lo alto.

Se concentró en las energías de los hombres que se acercaban hacia ella con entusiasmo y esperanza e inspiró convocando la fuerza de la tierra y los árboles para brindarles confianza en su trayecto.

Tanto ellos como su grupo necesitan ayuda para entenderse y reconocieron la voluntad de la comitiva para colaborar en esa integración. Había detalles que serían fáciles de compartir y otras que quedarían en la evolución de cada uno de los Señores de la Luz; Erandi llamó a los espíritus que la rodeaban para obtener poder , dando una fuerza sutil por medio de una danza elaborada por ella en busca de equilibrio y en espera de que todo pensamiento conectara para hacer su trabajo.

Por supuesto que esto llegó a sus discípulos, integrándose a este llamado donde cada uno de ellos escuchó dentro de sí: “Confía en la abundancia”:

Dayami, valoró la conexión lograda, Meztli, reconoció que era la única forma de integrar lo que le esperaba, Painani descubrió que más allá de la distancia que la separaba de su tierra, se había establecido un vínculo que las ráfagas del Rayo fortalecieron en la abundancia de símbolos por rescatar; Iztli agradeció el contacto permanente de la sacerdotisa y observó el brillo de su báculo con la señal de reconocimiento a su honesta respuesta entregada a los recién llegados; Itzmin, descubriría en el trayecto de aquella meditación de fuerzas que sería dotado de un aliento nuevo proveniente de Hora, la pareja de Painani; entonces su nombre sería más que una simple representación de la fuerza electrizante del Rayo, una cualidad otorgada para modelar y cambiar las fuerzas del entorno.

De esta forma un guerrero con  la vara de mando, se convertiría en una fortalecida lanza proyectada al cielo, pero aún no sucede esto, es necesario guardar la calma. Lo único que sabemos fue que Erandi pudo hablar de forma directa con Hora aquella madrugada cuando exclamó:

Hora, ha llegado el momento de unificar fuerzas y abandonar el privilegio, tus dones serán compartidos con aquellos que se manifiestan en tu misma sintonía, hoy danzo para dotarte de la fuerza y el gozo de ser parte de nosotros” 

Hora despertó con un cálido sudor en su cuerpo y animó con viveza a su amada Painani cuando le dijo:

“Ella ha reconocido la unidad que somos con el universo y lo que soy será compartido en aquellos cuyo talento logren comprenderlo y serán entrenados aquellos que no conciban poseerlo; Erandi danza esta madrugada un baile fascinante y exótico que me ha llamado; vamos acompáñame que la respuesta está en el cuerpo de cada uno de nosotros”

Sin esperar a que Painani despertara del todo la levantó en brazos y la llevó bajo el cielo estrellado para encender la chispa del baile que conectaría con la energía de Erandi y en ese frenesí el mundo se vio rodeado de una fuerza especial. Alnitak sonrió en la distancia y reconoció que esto ya no lo detendría nada, ni nadie.

Basta saber que la voluntad y la entrega son parte de un grupo donde cada situación que se enfrente buscará equilibrar y vibrar al unísono, simplemente aprende a observar y creer que es verdad.

Notas de la autora:

Photo by Vinu00edcius Vieira ft on Pexels.com

Photo by Jonathan Meyer on Pexels.com


“Querrás descubrir secretos que van más allá del límite de la lealtad, entonces entenderás en qué sitio estás parado, y qué debes esperar”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Javier como bien sabemos era el más preocupado en materia de amores y quiso indagar una vez que tomaron cierta confianza con los mexicas que formaban la comitiva si ellos tenían conocimiento de quiénes y cómo eran las jóvenes que habían formado parte de la ofrenda.

Precisamente uno de los hombres del barrio de Tlaxcala que en náhuatl significa “Lugar del pan de maíz”, le contestó. Su nombre era Itzim cuyo significado en náhuatl es “Trueno”, el muchacho con seriedad señaló tratando de explicarse con mímica, algunas palabras en castizo y otras en náhuatl:

-Erandi, la sacerdotisa de la deidad Ometeotl, que para nosotros es la unión del hombre y la mujer, el macho y la hembra, como ella nos ha enseñado, de ellos surge inteligencia, sabiduría y plenitud; Erandi  es conocedora de costumbres de lejanos pueblos, tal como ustedes saben visitó recientemente a la Dama de Fuego que vive en las alturas de tierras muy lejanas.

Pues bien, a nosotros no se nos da mucha información, somos parte del grupo de mensajeros, lo que nos ha quedado claro es que ella comprende que toda semilla necesita un territorio para florecer, por eso organizó la ofrenda.

Algo muy importante que debe saber es que la señora Erandi hizo derroche de ingenio pues ustedes son los primeros en visitarnos de un lugar tan lejano y bajo el salvoconducto místico de la deidad del río, la doncella Dayami.

Itztli, cuyo nombre significa obsidiana, fue el  único de nosotros que estuvo en el umbral del recinto donde se encontraban las jóvenes el día que fuimos convocados para emprender el viaje hacia las grutas de Cacahuamilpa, entonces, de reojo observó con mirada penetrante a su compañero, cediendo la palabra:

-Asi es yo sostengo el báculo de mando de los mensajeros, por eso fui convocado por la sacerdotisa al amanecer de aquel día, no puedo romper las reglas de la deidad Ometeotl y tampoco puedo ofender la intimidad de algo que formará un lazo tan fuerte como la roca y no depende de mí que ésto suceda es asunto de los sentimientos de aquellos que lo vivieron.

Javier un poco contrariado aceptó que la lealtad entre dos personas  es única y agachando la cabeza decidió tomar de buen grado los comentarios de los varones nahuas.

Diego agregó con emoción, ya hemos vivido esas relaciones donde sabes que no es un asunto privado lo que las sostiene y hemos comprendido que en ellas hay algo más que una unión, existe un declarado asunto de intereses que al final no tienen nada que ver con el amor.

Se hizo un profundo silencio y todos se miraron con cierta complicidad al comprender que donde la magia elabora su trabajo, la voluntad y el entendimiento son diferentes, cada palabra dicha fue entendida de la misma forma como acompañas en un baile a la persona que entiendes y no necesitas demasiado, solo seguirla en cada paso para crear un compás.

Por último Zila señaló: 


La Vara doblada de Erandi al llamado de Zila

-Hay voluntad para crear un ambiente de comprensión y si ellas al igual que nuestros nuevos amigos han sido educados en la misma escuela, la magia estará trabajando a nuestro favor, no temas Javier que el universo ha confabulado algo grandioso, de nuevo nos encontramos con el Trueno en la figura de un amigo, Itzim nos ha iluminado de una forma especial esta noche y nos ha brindado renovadas esperanzas, al igual que Iztli, muchas gracias. 

Es posible que a la sociedad que ellos se dirigen no sea lo que esperan y muchos de los rituales y experiencias los habrán de descolocar y aterrorizar, pero el grupo que les da la fuerza es al que se han integrado incluso antes de llegar, recordemos que todo se debió a una vara doblada.

Notas de la autora:

Fotografía de archivo referente al post casi al principio de este libro https://lecturasdeary.com/2021/05/31/la-mas-despreciable-mazmorra/


“Hay historias que no se pueden contar sin la religión, hay religiones que no existirían sin los creyentes, eso es lo que hay, si eres capaz de mirar con claridad podrás entender que es lo que puedes cambiar”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

El camino hacia Tenochtitlán no fue fácil para los recién llegados, el entrenamiento de largos trayectos a pie era una de las facultades de los mexicas, los pueblos que habitaban al otro lado del ancho mar utilizaban la ayuda de caballos para lograr esta actividad, sin embargo, los movía el entusiasmo y la inteligencia de los hombres que con gran agilidad les ayudaban en el trayecto.

Patricio que siempre se adelantaba para poner los asuntos mundanos por delante empezó a preguntar con mímica los nombres de las cosas que los rodeaban, realmente no era sencillo para Dayami seguirles el paso y ella necesitaba de cierta calma en el cuerpo de Zila para poder comunicarse, Patricio odiaba depender de tomarse de las manos en grupo, tampoco resultaba sencillo organizar un círculo improvisado para relacionarse con su traductora y por tanto se propuso aprender durante el viaje lo que le fuera posible de aquella extraordinaria lengua desconocida del todo para ellos.

Por supuesto que los demás le siguieron el paso y bien podemos pensar que el mejor entrenamiento que un hombre puede tener en una caminata de largo trayecto es su entusiasmo por el aprendizaje de algo nuevo.

No fue fácil para todos, en el caso de Javier las cosas se complicaron, sus piernas se cansaban con más frecuencia y la rodilla le empezó a molestar y fue un buen momento para indagar la flora endémica del sitio por parte de Evaristo que en pocas horas le tenía una pomada de toloache que resultó de gran ayuda.

Uno de los hombres de origen tlaxcalteca que iba en el grupo sintió gran alegría al momento que pudo repetir algo que mencionó Diego en lengua castellana:

“Estamos hechos de estrellas”

Avanzar en un un mundo nuevo resultaba divertido, azaroso y deslumbrante, cada espacio y todos los paisajes recargaban las energías de los recién nombrados Señores de la Luz; el mundo les ofrecía una nueva oportunidad tanto a los de casa como a los recién llegados de aprender juntos y no lo desperdiciaron.

Compartían un regalo de abundancia, entender las creencias que ellos habían abandonado y las razones por las cuales lo habían hecho, definitivamente ayudó a los mexicas a comprender el valor  de una creencia vista desde la mirada del poder y se dieron cuenta que lo que ellos vivían no era del todo diferente.

Los unos y los otros resultaron ser magníficos maestros de sus propias culturas, compartieron la fuente del saber y reconocieron los iluminados la noción central de la escuela de Erandi en todos ellos.

Reconocieron la fuerte disciplina que ella imponía en cada una de las tareas que les ponía al frente y se dieron cuenta que conectar los unos con los otros resultó ser una tarea unificadora y un logro en sus vidas.

Cuando nadie te ha dicho que el que tienes enfrente es un enemigo y tienes la oportunidad de conocerlo, te darás cuenta que frente a tí hay un ser humano que es tu reflejo y no verás antagonismo y tampoco odio en sus palabras. Pero llegarán otros cuya educación y tradiciones les han impuesto un reto: Aniquilar, borrar al que es diferente, señalarlo como distinto y aborrecerlo, pero eso sucederá años más adelante.

Notas de la autora:

Paisaje del Valle de México:

De José María Velasco – http://www.soumaya.com.mx/navegar/anteriores/anteriores06/agosto/clausell.html, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3932316